Los pibes japoneses se la hicieron pesada a Uruguay

El partido entre “orientales” terminó en un vibrante 2-2. Fue por el Grupo C de la Copa América, en Porto Alegre. La clasificación quedó abierta aunque el “Team Oriental” tiene todo para clasificar.

Los del Sol Naciente llevaron un Sub 23 reforzado a Brasil y si bien arrancaron siendo goleados por Chile 4-0, ante Uruguay fue otro el cantar en la Arena do Grêmio.

La puja jugada en Porto Alegre valió cada minuto que duró; Japón le jugó para ganar a los celestes, pero el mayor ganador de la Copa América, les tiró con el oficio y por una pelota en el travesaño no fueron ganadores.

Japón tenía medido al rival. Apostó a la velocidad y gracias a esa manera de correr complicaron feo al fondo charrúa. Apostaron a cerrar espacios y a no dejar que el “Pelado” Cáceres pueda sumarse al ataque. Dividieron bien a los sudamericanos y dejaron el juego centralizado y en un choque mano a mano.

Koji Miyoshi corrió a toda velocidad y como una tromba entró al área oriental. Nadie lo podía parar, era tremendo, entonces, aprovechó y sacó un zapatazo tremendo para poner a su equipo 1-0 en 25′.

Uruguay, para peor, perdió un soldado. Diego Laxalt sufrió una lesión luego del gol asiático y debió ceder su lugar a Giovanni González.

Rapidito de penal empató el “Luisito” Suárez y las aguas se calmaban.

En el complemento, cuando Uruguay estaba mejor e iba por la remontada, nuevamente la velocidad nipona complicó y otra vez Miyoshi anotó; 2-1.

Nunca den por muertos a los charrúas. Dieron batalla. Fueron al choque por arriba, ya que por abajo no había espacios ni tiempo. El travesaño salvó a los japoneses. Por fortuna el “Josema” Giménez anotó y acabaron 2-2.

Muy buen partido entre orientales. Los asiáticos unos atrevidos de aquellos. Uruguay fue más, pero no mejor. El empate fue justo.

soccerway

@lostribuneros