Lo mal que manejan los brasileños es un mal común

Si nosotros nos quejamos lo mal que se maneja en Ciudad de Buenos Aires, donde no respetan nada, o en la provincia de Buenos Aires, donde los semáforos son un simple adorno estético, no se imaginan cómo se manera acá en Brasil.

bus-ligero

Brasil es un país que ha tenido en estos últimos años un crecimiento impresionante en lo económico, y muchas ciudades se han visto favorecidas por el nacimiento de una nueva clase media, que, con un poder adquisitivo interesante y las facilidades de pago, pueden comprar un automóvil. Hoy en día acceder a un auto es verdaderamente sencillo, pero manejarlos bien: es otro tema.

En Curitiba de cada 10 familias, 9 tienen auto, lo que generó, obviamente, un crecimiento enorme en el tránsito, si bien hay avenidas anchas y un sistema de transporte de excelencia, los accidentes de tránsito son un problema común.

Los brasileños, no sólo no respetan las normas, sino que tampoco tienen idea de nada. Manejan a toda velocidad como locos, y la prioridad de paso del peatón, bien gracias. Hablan por celular mientras manejan, se meten por no deben… ¡me sentí en Capital Federal!

Una buena porción de porteños y bonaerenses no respetan nada, pero unos cuantos de ellos tienen un plus a favor, utilizan el sentido común, algo que varios de mis hermanos brasileños no tuvieron el honor de conocer.

Fuimos con los colegas brasileños que colaboran con nosotros en la cobertura del Mundial a la FIFA Fan Fest, dejamos el vehículo a dos cuadras del recinto, y caminábamos correctamente por la vereda, cuando un chofer, bastante arrogante en su manejar, salió de un terreno donde tenía aparcado su auto, nos vio transitar y nos tiró el auto porque iba a salir a la calle, Paulo Ricardo y Sergio se detuvieron, yo iba abriendo la boca, como siempre, y no lo hice, decir que el chofer del auto frenó de golpe, sino ahora estaría enyesado hasta el pescuezo.

Pero hechos así son comunes, y ni se te ocurra cruzar en una esquina donde no haya semáforo, porque te tiran el auto encima y más vale que te corras. Ya nos pasó en San Pablo, hace 2 años.

Sin ir más lejos, este miércoles fue mi día libre y aproveché para leer y salir a caminar por mi viejo barrio Boqueirâo. Caminé por la Marechal Floriano, avenida ancha con carril central exclusivo para ómnibus, iba rumbo al barrio Vila Hauer, vecino al mío, cuando de repente, una 4×4 atropelló a un motociclista. No dudé un segundo y fui en ayuda del motoquero, que gracias a Dios, solo tuvo un golpe, pero lo triste fue que el victimario huyó.

ctba-1

El que manejaba la camioneta iba hablando por celular, mientras que el motociclista utilizaba su casco, y luego nos contó que era colectivero, por eso tuvo los reflejos para tirarse de la moto antes que lo peor sucediera.

Tristemente, hay una ausencia de controles por parte de los municipios, y por eso es que suceden las desgracias.

Marcelinho Witteczeck

Fijate en

Empates y sorpresas en la Zona B de la Primera Nacional

La cuarta jornada de la Primera Nacional – Zona B ha ofrecido encuentros llenos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *