Liverpool, poco ruido y muchos goles sobre el City

El duelo entre ingleses por cuartos de final de Champions League acabó en una insospechada goleada a favor del local Liverpool sobre Manchester City. Los Rojos tuvieron tres chances claras y las aprovecharon. Tienen casi facturada la clasificación a semifinales.

El sueño de ganar la primera Premier League de su historia se vio opacado una vez más por Manchester City, virtual campeón inglés de esta temporada, sin embargo, Liverpool puede tomarse revancha y vengarse de los ciudadanos al golearlos en Anfield y opacarles el sueño de facturar su primera Champions League.

El juego llevado a cabo en casa de los “Reds” tuvo a un local totalmente efectivo y eficaz frente a un adversario netamente superior; tres oportunidades, tres errores, tres goles. Así fue el juego en resumidas cuentas.

La oncena de Pep Guardiola fue la dueña de la pelota y de grandes situaciones de gol no concretadas, además, cometieron errores garrafales que se pagaron carísimo. Mientras que el City apela al juego basado en el toque cansino, los del alemán Jürgen Klopp no perdonaron una.

Primera situación de juego cuando solo iban 12′, el egipcio Mohamed Salah aprovechó una grosería de una mal parada defensa ciudadana y mandó el balón al fondo de las piolas.

Manchester City intentó reaccionar, pero eran víctimas de sus errores de un mediocampo y ataque rojo aceitadito, veloz, oportunista. Alex Oxlade-Chamberlain tomó el balón desde lejos, aprovechó el espacio cedido por el mediocampo defensivo del City, ningún central había para cerrarlo y desde lejos nomás sacó un zapatazo de aquellos y puso el 2-0. Iban apenas 20′.

Sabido es que en el fútbol la pelota en el área “quema”, por lo tanto hay que sacarla de allí como sea, aún más cuando un futbolista tiene la osadía de entrar al área con ella, así sucedió con el endiablado egipcio Mohamed Salah, quien hizo de “gato zapato” como dicen en Brasil, hasta tirar un centro y servírsela a Sadio Mané para que ponga el lapidario 3-0 en el minuto 31.

En resumidas cuentas, el Liverpool precisó de media hora para facturar el juego, mientras que el City fue puro ruido y desgaste el resto del encuentro.

Liverpool casi ni vio la pelota, al igual que el arquero del City Ederson Moraes, que la fue a buscar tres veces al fondo.

La revancha se jugará en el Etihad Stadium y el próximo martes 10 de abril y el City precisa de un milagro, o más bien de dos.

Imagen: Soccerway

 

 

@lostribuneros