Las Villanas lo hicieron de nuevo: 6-2

0
137

Majestuoso momento está pasando Villas Unidas en la Primera C del fútbol femenino de AFA. Nueva goleada y otra vez con media docena de tantos. Las Villanas se llevaron puestas a las chicas de Country Canning y en calidad de visitante por la duodécima jornada.

Pese a las carencias y a tener que entrenar en cancha de siete por las dificultades económicas que atraviesa en el naciente club sustentado por organizaciones sociales, el entrenador Gustavo Levine y su cuerpo técnico lograron hacer de tripas corazones.

La oncena que no pudo contar con su destacada armadora Fiorella «Maradó» Roldán y la capitana Bárbara Corte, ambas suspendidas por expulsión, pudo cubrir muy bien esas dos plazas y con un fútbol de alta escuela, por momentos, se llevaron puestas a las de Canning.

Ambos equipos están en calidad de «invitados», al igual que Trocha de Mercedes, por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Este juego, válido por la jornada 12 de la Primera C, fue vital para las de Gustavo Levine porque encontraron su punto y demuestran un crecimiento notorio a raíz de la incorporación de Mauro Portillo como entrenador de arqueras y del «profe» Emiliano Weinstock, hombre encargado de que las Villanas corran sin cesar durante los 90 minutos que dura el cotejo, y ni hablar del psicólogo deportivo Gustavo Quezada.

El resultado ante Canning, cenicienta del torneo, fue por demás justo y está bien el 6-2. Villas Unidas arrancó apresurada por encontrar el gol y esa ansiedad les llevó a entrar en el juego del pelotazo y con un balón que se pasó tanto en el aire que daba para creer que se trataba de un partido de voley.

Con el pasar del tiempo las chicas de los barrios populares se fueron serenando y comenzaron, por fin, a escuchar las instrucciones de un paciente entrenador. Bajaron la pelota, la hicieron jugar por las bandas, triangularon, y filtraron pelotas a placer.

A partir de un mediocampo muy fuerte con una sorprendente Mariana Vera de apenas 15 añitos, sí como lee, el conjunto comenzó a envolver a las locales. La zaga, liderada por Natalia Saucedo, aguerrida y algo desprolija por momentos, fue muy bien complementada por una Lucía Bil, volante de mucho oficio que salió del banco para mostrar porqué fue elegida para integrar el equipo villano, quien se encargó de hacer muy bien los relevos.

Lucía Bil

Utilizando muy bien a las laterales, especialmente desde que «Jaqui» Robledo comenzó a proyectarse en el ataque, lograron comenzar a romper récord propios de goles; 6-1 en casa a Claypole y ahora 6-2 como visitantes a las mencionadas de Canning.

La Robledo tuvo su primer gran premio al anotar su primer gol en su carrera, y también la número 5 «Marianita» Vera, futbolista para ser tenida en cuenta porque tiene un futuro de nivel internacional.

Sandra Ríos

En el ataque excelente la labor de Nathalia Gamarra, autora de un tanto y para ponerse de pie fue la actuación de Sandra Ríos, recuperando pelotas, generando en el ataque y anotando dos golazos.

Ya que repartimos elogios, tampoco podemos dejar de mencionar a la futbolista de la selección de Perú, Adriana Arteaga cortando ataques rivales, empujando hacia adelante y también autora de uno de los seis tantos.

Adriana Arteaga

El punto a criticar y que el conjunto, sin dudas reparará con el correr de los entrenamientos, es las desinteligencias defensivas que culminaron en los dos goles de Canning. Uno fue tras un scrimash en el área chica, propiedad de la arquera, y otra fue en una jugada aislada donde las centrales se confiaron y allí las sorprendió la atacante adversaria.

En líneas generales Villas ya venía mostrando tener buenas jugadores y las mejores intenciones, el quiebre vino el día que vencieron por 4-3 a Talleres de Remedios de Escalada, el buen sabor lo dejaron cuando cayeron con Tigre metiendo dos pelotas en los palos, y dándole trabajo a Carolina Segura, pero ahora demuestran que además de tener buenas jugadoras, tienen lo más importante: Equipo.

Belén «GPS» Marcarello entró en el complemento y se comió la cancha entre dos panes. No había manera de pararla y fue mentora de uno de los tantos, malogrando otro de manera increíble. Debutaron además Rosana Robledo, a quien podemos llamar «Flash», en cada pique suyo le sacaba 15 metros a sus contrarias. Otra que debutó fue la «Cuerva» Ruth Alvarado, promisoria marcadora.

Belén «GPS» Marcarello

Villas Unidas alcanzó los 13 puntos ahora y tiene una chance más para cerrar con todo el año en casa ante la brava Trocha de Mercedes.

Las Villanas que entraron a la cancha desde el vamos:

Rocío Vicente; Daira Cacija, Natalia Saucedo, Loana Larraburu y Jaqueline Robledo; Adriana Arteaga, Mariana Vera, Lucía Bil y Sandra Ríos; Daiana Pereyra y Nathalia Gamarra.

@lostribuneros

No hay comentarios