La Naranja Mecánica le tiró con la experiencia a los Gringos para meterse caminando en cuartos de final

Países Bajos se convirtió en la primera selección en meterse en cuartos de final del Mundial de Catar 2014. Derrotaron caminando a Estados Unidos en tiempo regalmentario. Mephis Depay, Daley Blind y Denzel Dumfries anotaron para la Naranja Mecánica, en tanto Haji Wright había descontado para los norteamericanos. Argentina o Australia será el adversarios de los neerlandeses.

La primera puja por octavos de final arrancó evitando el desgaste de jugar un alargue y la tensión de los penales. Países Bajos le tiró con su experiencia mundialista (perdió tres finales 1974, 1978 y 2010) a la selección norteamericana que juega lindo pero les falta años luz para estar a gran nivel.

El viejo Louis van Gaal cambió el sistema clásico neerlandés para jugar con una estrategia de acople, es decir, tres férreos zageros centrales, hombres duros y fuertes prestos para el choque, con dos laterales volantes que se suman a la defensa y trabajano solidarios con los atacantes. Ese 3-5-2 le rindió de maravillas para arrancar desde el vamos con el 1-0 parcial.

Si bien Estados Unidos al segundo minuto había probado con una tremenda jugada iniciada por Pulisic que tiró un centro por la derecha, la pelota boyó por el borde del área y por la izquierda el propio Pulisic buscó la apertura que fue impedida por la gran intervención de Noppert, pero, cuando el partido continuaba calentando motores, una pelota surgida de la mitad de la cancha con un Gakpo que a todo vapor llevó el balón, originó que por la derecha se la lleven, la tiren atrás y que en solitario Depay ponga el 1-0. 

La defensa yanqui mal parada fue la generadora de la primera conquista pero de la segunda también. Un elatado utilizaron los ‘tulipanes’ para entrar al área del ‘Tío Sam’ y así vino el 2-0 marcado por Blint. Todo estaba estudiado. Los defectos de Estados Unidos aprovechados al 100% por parte de los europeos.

En la segunda parte los de la Concacaf ajustaron líneas, tratando de no ser más sorprendidos por las bandas por un movedizo equipo neerlandés. Pulisic seguía en la cancha pero no Fereria, que fue reeplazado por Reyna, hombre que cambió la movilidad arriba. Luego entraron Wright por McKennie y al mismo tiempo Aaronso por Weah. 

Beneficios trajo el movimiento de tablero porque el ingresado Wright se mandó un gol de taquito que si lo prueba un millón de veces no le sale; Pulisic se la centró por lo bajo, éste al pasarse de velocidad abrió sus piernas y con el taco desvió la trayectoria de la pelota que terminó dentro del arco.

Estados Unidos le puso incertidubre al marcador en ese minuto 75. Daba para creer que habría sorpresa, que los gringos podrían poner un empate que lleve a la recta del partido a altas pulsaciones. Pero van Gaal ya había hecho los cambios en el complemento y no le interesaba mucho hacer más cambios, ya estaban en la cancha Bergwijn y Koopmeiners, quienes bastaron para que esta máquina siga trabajando a placer.

Y, dale nomás. Otra vez los naranjas se las hicieron, nuevamente el uso de la banda. En el mejor momento de los norteamericanos por la línea izquierda le tiran un centro cruzado y allí estaba solito Dumfries para coronar el lapidario 3-1 a falta de diez minutos para el cierre. 

Ahora Países Bajos mirará y estudiará el partido entre Argentina y Australia. Jugarán el próximo viernes 9 de diciembre a las 16 horas por cuartos de final.

Fijate en

Batallas Sin Cuartel: Empates de Infarto en la UEFA Champions League

¡Empates electrizantes en los primeros asaltos de los cuartos de final de la UEFA Champions …