La Juventus pudo golear, durmió y se lo dieron vuelta en el final

Cada vez queda más claro que en el fútbol gana el que hace más goles, no importa como, y nos siempre el que juega mejor. Juego de estrategia si los hay.

Por el Grupo H de la Champions League el conjunto de Manchester United se tomó revancha de una Juventus que marchaba a pasitos de campeón y que supo derrotarlos en Old Trafford.

El juego válido por la cuarta jornada le devolvió el alma al cuerpo a un equipo inglés que hizo todo para no ganar el partido.

Juventus brillaba en Turín. En la primera parte se los llevaron por delante a los de José Mourinho -gran conocedor del fútbol italiano tras su exitoso paso años atrás por el Inter-, pero el bendito gol no llegaba.

Paulo Dybala, que se entiende a las mil maravillas con Cristiano Ronaldo movía las piolas ante un mediocampo defensivo del Manchester que hacía agua por el sector izquierdo, dejando al lateral Luke Shaw solo contra todos.

Kos centrales Samilling y Lindelöf debieron remar lindo junto a un impecable David de Gea que estaba con todas las antenas.

El uruguayo Rodrigo Bentancur por la izquierda los volvía locos a los Diablos Rojos, y por la derecha hacía lo suyo el colombiano Juan Cuadrado. La cuestión es que Manchester estaba colgado del travesaño pidiendo ayuda y haciendo de tripas corazones con una pelota que no entraba.

Era increíble que no vayan 1-0 todavía los cebras, ya que desde los 50 segundos comenzaron un avasallamiento contra unos británicos que no sabían para qué lado correr.

Poco a poco el Manchester se fue serenando y pudo encontrar huecos en una defensa juventina y pudo llegar con peligro a partir del minuto 28, pero la supremacía continuaba siendo del conjunto italiano.

Tanto, pero tanto, insistió Juventus que en el complemento una pelota de Dybala pegó en la transversal en el complemento, muy cerquita del ángulo, hasta que, por fin, el gran Cristiano Ronaldo se mandó un soberbio golazo; Bonucci se la puso el lusitano la calzó de tal forma que David de Gea se dio cuenta de que fue gol por el grito de los 40 mil aficionados que apoyaban a su equipo.

Tras el gol la Juve fue por más y agrandados por el golazo de CR7 la Juventus buscaron el segundo gol; el bosnio Pjanic se estaba por mandar otro golazo, algo que de Gea no pudo soportar y sacó la pelota de manera espectacular.

Manchester se animaba y sacaba esporádicos contragolpes. El “Mou” movió el tablero y puso en la cancha a Rashford al minuto 70 y en el 78 mandó un doble cambio que cambió el rumbo: Mata y Fellaini.

Ese movimiento de Mourinho logró, por fin, bajarle las revoluciones a una Juventus que ya había quemado las naves. El Manchester tenía energías renovadas, piernas fuertes por lo que se animó a llegar al área rival.

Faltaban ocho minutos para el cierre y el conjunto británico pisó el acelerador a fondo. El polaco Szczesny mostró por qué fue elegido como reemplazo de Buffon, pero su rival supo observar que los centrales Bonucci y Chiellini tenían determinadas dificultades porque Khedira ya no estaba en la cancha.

Falta frente al área y tiro libre exquisitamente rematado por un Mata que la clavó en el ángulo. Si era justo o no, que el dios mitológico del fútbol lo juzgue, porque a falta de 1′ para el final otro tiro libre cambió el rumbo; pelota cruzada y al segundo palo, buscando el ángulo que no pudo ser interceptada por los centrales, fue con tal efecto que fue cabeceada en contra por el lateral brasileño Alex Sandro en contra.

Valencia dejó con un pie afuera al Young Boys de Suiza al superarlo en casa por 3-1. Los “Ché” deberán ir a pelear la clasificación a Turín ante la Juventus.

Posiciones:

  1. Juventus 9
  2. Manchester United 7
  3. Valencia 5
  4. Young Boys 1

@lostribuneros