La goleada que los brasileños jamás van a olvidar

Los brasileños volvieron a llorar en su feudo 64 años después. Cayeron por un inesperado y vejaminoso 7-1 ante Alemania por semifinales de Mundial.

Un año se cumple del segundo mayor papelón de la historia del fútbol brasileño; la “Canarinha” cayó en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, por 7 tantos contra 1 en manos de Alemania. Esta es la segunda mayor “tragedia” del balompié brasileño, luego del famoso “Maracanazo” de 1950.

Decimos que es el segundo y no el primero, porque se trató de una semifinal y, además, estaba en los papeles que Alemania podía ganar, pero, ni en la cabeza del más optimista figuraba una goleada.

En ese momento, estábamos trabajando allí, en Brasil. El clima previo al partido que se llevó a cabo en el “Mineirâo”, aquel 8 de julio, era de escepticismo, ya que la “verdeamarela” no jugaba bien y venía ganando los partidos dando pena.

Nosotros teníamos nuestra base en la fría ciudad de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná. Ese día hizo frío y el clima previo al juego era tan fresco como la jornada.

Alemania “embocó” el primer tanto a los 11’ y allí, con el equipo que nos acompañaba compuesto por brasileños en su mayoría, tenían fe que la iban a empatar, y pensaban que había tiempo para revertirlo.

Nosotros nos jugamos a un 3-2 a favor de los germanos, en la previa. Pero, Alemania comenzó a marcar goles, uno atrás del otro, y en apenas 28’ de juego ya estaba 5-0.

Nos mirábamos con los brasileños y les decíamos “será verdade?”. Era imponente el ritmo impuesto por el elenco de Löw, y lastimosa la falta de reacción por parte del conjunto de “Felipâo”.

El “mientras tanto” fue de sorpresa, estupor, ya no sabíamos ni que postear en Twitter y en Facebook.

Tras el final del partido, las lágrimas. La gente que colaboró con nosotros estaba desconsolada y apenas atinaba a decir “a ustedes y los uruguayos eso no les pasaría nunca. De última terminan con 7 y perdiendo 3-1”.

¿Burlas por la goleada? Ni ahí. Era tanto el dolor de los anfitriones, que sinceramente, no daba para hacer ningún tipo de broma. Incluso, hubo hasta que consolarlos para que no vayan hacer algo de lo cual pudieran arrepentirse.

Los medios brasileños debieron llevarse un aplauso. Minimizaron la goleada y atinaron a decir que se trató de un partido de fútbol.

Una periodista de la TV Paranaense llamada Thais Beleze, hacía hincapié en “Nadie le va a pagar la factura de la luz o el agua, así que, arriba ese ánimo que fue apenas un partido de fútbol”.

Por fortuna, la arenga de los medios influyó positivamente en la gente, quien rápidamente aceptó la derrota y no lo tomó como una guerra.

Es cierto que hubo destrozos y desmanes en las principales ciudades, pero fueron hechos aislados producidos por vándalos que se infiltraban entre los verdaderos hinchas.

Uruguay seguirá siendo el dueño de la mayor hazaña, porque los “Celestes” encaraban en calidad de visitante a un Brasil que tenía un cuadrazo y que con apenas un empate era campeón en el “Maraca”.

@lostribuneros

Fijate en

Empates y sorpresas en la Zona B de la Primera Nacional

La cuarta jornada de la Primera Nacional – Zona B ha ofrecido encuentros llenos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *