La garra y la astucia le dieron su segundo título de Champions a Chelsea

Era una suerte de Goliat ante David. Si bien era debutante en una final por cuestión de presupuesto el Manchester City se perfilaba como claro candidato a alzarse con el título de campeón de la Champions League habida que es el campeón de la Premier League. En tanto su rival Chelsea llegaba a Portugal con entrenador nuevo, alemán, que le tomó rápido la mano al fútbol inglés.

En la cancha, cuando la pelota se puso en juego desde el minuto 1 hasta el 90 y descuentos, el equipo de Chelsea supo como hacer las cosas en el campo de juego del FC Porto.

Los muchachos del alemán Tuchel entraron a la cancha con el objetivo de robarle la pelota al Manchester City. El toquecito cansino de los equipos de Guardiola sucumbió ante un Chelsea que entró a la cancha a dominar, a controlar el territorio, a guerrear y a no dejar llegar a los Ciudadanos.

Kanté, el francés, fue un verdadero fenómeno en el campo de juego porque desde su ala nadie pudo superarlo. Éste corrió de un lugar a otro, paró adversarios, sumó al ataque y eso generó chances para su Chelsea.

El juego fue intenso desde el vamos porque así lo propuso el equipo de Londres. En nueve minutos había pasado de todo; Sterling había malogrado una chance para el City y Werner había generado otra para el City.

Jugando a lo sudamericano el equipo de Chelsea, con pierna fuerte, supo bregar por cada pelota. La única pena es que perdió a Thiago Silva aún en la primera etapa, dejando su lugar al danés Christensen, sin embargo, en compensación Havertz, antes del descanso, puso la brega 1-0.

En el segundo tiempo una dura entrada del alemán Rudiger dejó afuera del partido al belga De Bruyne, obligando a Guardiola a mandar al campo a Gabriel Jesús.

El tiempo pasaba y se notaba la superioridad del Chelsea que por poco no remataba el juego. Kanté y Fernandinho se plantaron e hicieron de todo para bregar a un Manchester City que presionaba durísimo pero sin inquitar a un Mendy que se mostró firme y seguro bajo los tres palos.

Finalmente el Kun Agüero entró al campo dándole otra cara al ataque del City, pero esos 20 minutos que estuvo en la cancha no le sirvieron de tanto porque la fiereza de Kanté y Jorginho fue tremenda.

Los últimos minutos fueron terribles, especialmente en la última jugada cuando el defensor Walker puso una pelota rumbo al ángulo pero ésta se escapó rozando el ángulo.

Chelsea se quedó con su segundo trofeo de Champions League de su historia.

Formaciones:

Manchester City
Ederson; Walker, Stones, Rúben Dias y Zinchenko; Bernardo Silva, Gundogan y Foden; Mahrez, Sterling y De Bruyne. DT: J. Guardiola.

Cambios: Gabriel Jesús x De Bruyne, 60′; Fernandinho x Bernardo Silva, 64′; Agüero x Sterling, 77′.

Chelsea
Mendy; Azpilicueta, Thiago Silva, Rudiger; Kanté y Jorginho; James y Chilwell; Hervetz y Mount; Werner. DT: T. Tuchel.

Cambios: Chirstiensen x Thiago Silva, 39′; Pulisic x Werner, 66′; Kovacic x Mount, 80′.
Gol: Hervetz, 42′.

Estadio: Do Dragâo, Oporto, Portugal.
Referí: Antonio Mateu (Esp)

@lostribuneros