La dura vida del Preolímpico que vuelve

    0
    74

    Se termina la nostalgia de aquellos encarnizados sudamericanos que daban lugar en los Juegos Olímpicos y que se habían ido. Este sábado, en Colombia, vuelve el Preolímpico Sub 23, que aparte de clasificar a dos países de la CONMEBOL, reverdecerá un clásico del fútbol del subcontinente.

    Gracias a la decisión de la entidad el 14 de agosto de 2018 de retornarlo, el campeonato traerá al presente los recuerdos de esos años 60 o 70 de tantas emociones y, también, tantos líos. Porque desde su creación, el Preolímpico tuvo deserciones, poco interés, formatos raros y hasta tragedia.

    Siguiendo a los Juegos Panamericanos que hacían de previa para la olimpíada, el Preolímpico empezó en 1960, como cada nuevo proyecto con mucha modestia. La edición fue en Perú, pero antes hubo una eliminatoria donde el futuro local vapuleó 6-0 a Uruguay, Argentina lo hizo con Chile, Brasil con Colombia y también participaron tres de la CONCACAF: México, Surinam y Antillas Holandesas. Los cinco finalistas se enfrentaron y fueron la albiceleste, la inca y  Brasil los que llegaron a Roma.

    Para 1964 Perú fue sede fija, en un evento con 7 países. Iba a ser el fútbol el protagonista, pero la tragedia se le interpuso. El 24 de mayo en el estadio Nacional de Lima, Argentina vencía al local 1-0 y aseguraba el pase a Tokio, cuando faltando cinco minutos le anularon mal un gol a los peruanos; dos hinchas entraron a la cancha y quisieron golpear al árbitro, la policía intervino arrojando gases lacrimógenos y la gente, en su intento de escapar, produjo una avalancha que causó 326 muertos y más de 1000 heridos. Todo fue suspendido, Argentina declarado campeón y hubo apenas ganas de un repechaje que Brasil le ganó a Perú para llegar a Japón.

    Esa fue la última aparición nacional en los Juegos por dos décadas. Porque o no  se clasificó o se negó a ir. Como en 1968, donde Brasil y Colombia, anfitrión, viajaron a México. Sí estuvo para Colombia 71, pero un gol de un jovencito apodado Zico lo dejó afuera y puso en Munich otra vez a brasileños y colombianos. En 1976, en Recife, con Brasil de nuevo primero, Uruguay por fin tenía la chance de regresar a su gloriosa vida olímpica de sus títulos del 24 y 28, pero se bajó igual que Argentina y Cuba, de la CONCACAF, tomó sus lugares. Peor fue lo de 1980, cuando nuestro país fue campeón tras varios años, pero boicoteó los Juegos de Moscú en respuesta a la invasión de la URSS a Afganistán un año antes, lo mismo que Perú y casi medio mundo occidental; en cambio, Colombia y un tal Venezuela sí participaron. Y en 1984 Argentina decidió no ir a Ecuador en polémica decisión, aparentemente por coincidencia con la Copa Nehru que jugaba en India, y otra vez Brasil y por primera vez Chile fueron los agraciados.

    Recién en 1987 la Selección regresó a los Juegos, gracias a un triunfo histórico sobre Brasil en la altura de La Paz. Gente como Pedro Troglio, Walter Perazzo, el «Búfalo» Funes y el chico de River, Cclaudio Caniggia, hicieron posible el viaje a Seúl, Corea del Sur, junto a nuevamente Brasil. Fue el último capítulo de los más grandes, porque a partir de 1992 se determinó que el fútbol olímpico se reservara para menores de 23 años. Pero en Asunción del Paraguay, el equipazo de Latorre, Borrelli, Gamboa o Astrada perdió el clásico con Uruguay, que llegó al borde de la clasificación con Tejera y Canobbio entre sus figuras, aunque fueron el local (campeón primerizo) y la Colombia de Asprilla y Valenciano los ganadores.

    En Mar del Plata 1996, el potente once de Daniel Passarella se tomó revancha al compás de Ortega, Crespo, el «Piojo» López y el «Chelo» Delgado, aunque no se llevó el título porque Brasil le empató 2-2 en la fecha final. Otra vez la verdeamarilla fue campeona en su país en 2000, cuando el «equipo de los sueños» dirigido por José Pekerman, con  Riquelme, Aimar y Saviola, cayó en los últimos cinco minutos con un heroico Chile. Y en 2004, el último Preolímpico hasta hoy, la albiceleste volvió a desquitarse con los goles de Lucho González, Tévez y Figueroa para eliminar a Brasil y junto a Paraguay ir a su primer oro en Atenas.

    Así se cerró una era. Porque desde 2007 la CONMEBOL prefirió la singular decisión de usar al Sudamericano Sub 20 de eliminatoria donde los dos primeros iban. Argentina pudo ese verano en la última jugada y el gol de Lautaro Acosta sobre Uruguay, pero no para 2011 por dos goles menos que la celeste. Sí lo logró justamente en Montevideo en 2015, cuando ganó el torneo. Esa fue otra historia. La de ahora será la de antes: el duro y difícil Preolímpico, el verdadero camino al Olimpo de Tokio.

    Rememore cómo Argentina llegó a Atlanta 1996 en Mar del Plata:

    1996 (March 3) Argentina 2- Venezuela 0 (Olympics Qualifier)If interested in international matches (usually from 80s-90s), you can also check my blog http://soccernostalgia.blogspot.com/ I not only provide lineups/goalscorers/etc, but I also try to add anecdotes, facts and trivia pertaining to the match in question.www.youtube.com

    Diego Martín Yamus.
    diegoanita@hotmail.com.ar    

    @lostribuneros 

    No hay comentarios