La CONCACAF se toma su Copa

Desde este viernes, el fútbol de selecciones tendrá un nuevo epicentro, más cerca que el reciente de Rusia. En Estados Unidos, la Confederación del Norte, Centroamérica y del Caribe de Fútbol, CONCACAF para la tribuna, celebrará una nueva edición de su Copa de Oro, con 12 países del área, para buscar quién es el mejor. Un torneo que, como los demás continentales, Copa América, Eurocopa, Copa Africa y demás, tiene una larga trayectoria, aún cuando no inició con su actual nombre.

Porque en realidad, el campeonato de naciones de la organización comenzó en 1963, dos años después de la fundación de aquélla. Hasta entonces, la CCCF (Confederación de Centroamérica y el Caribe) y la NAFC (la de América del Norte) ya hacían sus propias competencias. En ese momento ambas se unieron para crear la CONCACAF y armar un certamen de selecciones, que se denominó Copa de las Naciones y tuvo a Costa Rica como primer campeón en el 63 en El Salvador. Como fue luego, se disputó cada dos años, salvo en los 70 y 80. México, el león de la zona, empezó su tradición con la primera de sus 10 conquistas en 1965, sucedido por Guatemala  y Costa Rica en los siguientes eventos.

En 1973 el torneo comenzó a oficiar de eliminatoria para el Mundial. Fue cuando Haití, el dueño de casa, sorprendió bajando a México y siendo única vez campeón para viajar a Alemania, donde caería en los tres partidos, el último ante Argentina por 4 a 1. Los aztecas se tomaron revancha para 1977 en su tierra y fueron a Argentina 78, pero para 1981 fracasaron a pesar de contar con Hugo Sánchez y otro pequeño, Honduras, dio la nota comandado por Gilberto Yearwood y Ramón Maradiaga para ser campeón y clasificarse a la Copa del Mundo por primera vez, la de España 82, junto a El Salvador.

Las dos competencias siguientes no tuvieron sede fija y México no apareció. En 1985, esperaba como organizador del Mundial a Canadá, que se metió por primera y única vez al máximo torneo, y en 1989, no compitió sancionado por la FIFA y la CONCACAF por adulteración de edades de su Sub 20 un año antes, por lo que cinco países se disputaron el título en el pentagonal final, que Costa Rica volvió a obtener y fue acompañado por Estados Unidos, éste por primera ocasión en 40 años, al Mundial, ahora en Italia 1990.

La cuestión iba perdiendo interés y jerarquía. Por eso la entidad decidió en ese 90 dar a luz la actual Copa de Oro o Gold Cup en inglés, que se jugó mayormente en Estados Unidos. Los estadounidenses, los otros gigantes de la zona, se llevaron ese primer nuevo torneo en 1991, pero México reapareció tras la suspensión y conquistó un tricampeonato entre 1993 y 1998.

Desde la edición de 1996, la Gold Cup se amplió a 9 equipos y desde el 98, a 10, pasando a 12 como es ahora a partir de 2000. En ese tiempo, y como se acostumbró en la Copa América, países de otras confederaciones fueron invitados. Brasil y Colombia fueron los más forasteros con tres cada uno, los verdeamarelos siendo subcampeones en el 96 y 2003 y los cafeteros en 2000; también Perú, Ecuador, Corea del Sur y hasta Sudáfrica recibieron una puerta abierta, aunque claro que sin suceso.

Ya en el nuevo siglo, México y Estados Unidos no tuvieron contra. El último campeón distinto a los colosos fue Canadá en 2000. Desde entonces, cada uno se quedó con cuatro Copas. Estados Unidos arrancó ganando en 2001 y 2005, donde México presentó suplentes. El tri se impuso a Brasil en 2003 pero volvió a padecer a su sombra estadounidense en 2007, aunque se tomó revancha con dos goleadas, 5-0 en 2009 y 4-2 en 2011. Los yanquis volvieron a festejar en 2013 y los verdes se alzaron en 2015 con la última, en Estados Unidos y Canadá, en un triunfo con polémica en la semifinal ante Panamá con un penal de Andrés Guardado en el noveno minuto adicional, derrotando luego a Jamaica. De esa forma, además, los archirivales regionales jugaron por primera vez la Copa CONCACAF, al ser los últimos dos campeones, para ver quién viajaba a la Confederaciones de Rusia, y le tocó a los mexicanos por 3-2 en partido único.

Fueron los dos mejores de la entidad los dominadores, con 17 títulos en total, seguidos por los de América Central con 5 y Haití el único caribeño triunfante en el 74. Otros equipos más modestos tuvieron su momento de fama, como Panamá subcampeón en 2005, Guadalupe, no afiliado a la FIFA, que arribó a la semifinal en 2007, o los jamaiquinos que con su segundo lugar en 2015 cumplieron la mejor tarea de su vida y se fueron a la Copa América Centenario del año pasado. Pero en general la disparidad de siempre en la zona sigue predominando. Ahora, Estados Unidos espera una vez más al fútbol de selecciones, donde México irá por otro éxito tras su cuarto puesto en la Confed Cup de Rusia, y Nicaragua, Martinica y los debutantes Curaçao y Guayana Francesa serán las notas exóticas. Un torneo que intenta ganar su prestigio, y que lo intentará este julio en suelo norteamericano.

14º COPA DE ORO DE LA CONCACAF ESTADOS UNIDOS 2017

7 al 26 de julio de 2017

SEDES: Harrison, Nashville, San Diego, Houston, Tampa Bay, Denver, Frisco, Cleveland, San Antonio, Santa Clara, Arlington, Pasadena, Filadelfia y Glendale.

 

GRUPO A: Canadá, Costa Rica, Honduras, Guayana Francesa

GRUPO B: Estados Unidos, Panamá, Nicaragua, Martinica.

GRUPO C: México, El Salvador, Jamaica, Curaçao.

 

Los dos primeros y los dos mejores terceros pasan a los cuartos de final, y luego se eliminan hasta la final por el título.

PRIMERA FECHA

Viernes 7 de julio, Grupo A: Guayana Francesa-Honduras y Canadá-Costa Rica.

Sábado 8 de julio, Grupo B: Estados Unidos-Panamá y Nicaragua-Martinica.

Domingo 9 de julio, Grupo C: México-El Salvador y Jamaica-Curaçao.

 

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros