La calentura de Julián

Si en España se popularizaron los “indignados” en Argentina conocimos a uno que estaba en esa condición, o como decimos por aquí “¡qué calentura tenía Julián!” el encargado de un edificio porteño ubicado en Hipólito Irigoyen y Esparza.

Julián Ferro es conocido por su pasión por el fútbol y su devoción por River Plate pero más allá de su pasión por el conjunto de la banda, nos hizo llorar de la risa por su reacción sobre el polémico triunfo de Boca sobre Belgrano, cuando le “mandamos” a un bostero, casi como carnada.

El joven encargado no estaba solo sacado porque ganó el rival de todas las horas sino que trinaba por la manera en qué ganó el xeneize.

Muy respetuoso pero inteligente y picante nos esgrimió cuales eran los motivos de su bronca “Los dos penales fueron una vergüenza, y los dos goles anulados, ni te cuento”.

Julián parecía un profesional; desmenuzó cada jugada, nos dibujó casi un esquema imaginario sobre el planteo de Boca y fundamentó cada argumento sobre “como los bosteros robaron a los cordobeses”.

La “calentura” de este joven era similar a la del “Tano” Pasman, aquel hincha de River que se llevó todos los premios el día que el Millonario se iba a la B; claro, que Julián no tiene ese vocabulario ni esos arranques de violencia pero que tiene la misma pasión: la tiene.

@lostribuneros

Fijate en

Racing Rescata un Empate en el Campeón del Siglo y Mantiene su Invicto de Seis Años

En un emocionante encuentro de la fecha 2 del Torneo Intermedio, Racing logró sacar un …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *