Kolinda Grabar la presidente ¿fanática o ventajera?

La bella presidente de Croacia Kolinda Grabar gobierna su país desde Rusia. Desde que el seleccionado balcánico se metió en octavos de final la primera mandataria se fue a presenciar el Mundial y no piensa retornar, al menos, que el equipo pierda este miércoles con Francia por semifinales.

Kolinda Grabar, mujer que no se desprende de la camiseta de su seleccionado y que tiene una forma muy particular de festejar los goles, fue muy criticada por romper todo tipo de protocolo, incluso, por bajar a los vestuarios y abrazarse con los futbolistas semidesnudos.

La presidente, de 50 años de edad, por otro lado y según agencias de noticias, pidió licencia para apoyar a su selección pagando el costo de las entradas y pasaje por vuelo comercial de su propio bolsillo.

Sin embargo, está lavado culpas luego de un escándalo sucedido en 2010 cuando desempeñaba funciones diplomáticas en Washington. Su esposo utilizaba el auto oficial croata para uso personal.

Pero, lo más grave, es el abrazo efusivo entre ella y un Luka Modric que podría ir a la cárcel por un caso de falso testimonio, donde habría encubierto al presidente de la federación de fútbol croata Zdravko Mamic, prófugo de la justicia y refugiado en Bosnia-Herzegovina, país que le concedió -no se sabe de qué manera- la nacionalidad.

El veredicto parece apoyar la versión de que Modric mintió y protegió al hombre que obtuvo ganancias personales millonarias y, según la fiscalía, ilegales de la transferencia de Modric del Dinamo Zagreb al Tottenham Hotspur en 2008. El juicio de Modric comenzará después del Mundial.

Mamic es amigo de la presidente y colaboró con fondos millonarios a su campaña presidencial.

Kolinda no es una villana, pero tampoco una santa como hacen creer muchos medios, y esto, si todo le sale bien a Croacia, podría juntarle algún voto de cara a las elecciones de 2019. Vale indicar que esta presidente de centroderecha, ganó raspando las presidenciales de 2015.

@lostribuneros