Hulk se debe querer morir: Palmeiras los eliminó y es finalista ¡otra vez!

El penal malogrado por Hulk en el partido de ida jugado en el Alianz Parque de San Pablo que acabó sin goles el encuentro semifinal ante Palmeiras, dolió y por demás, luego de que Atlético Mineiro quede eliminado de la Copa Libertadores al empatar en el Mineirâo a uno con los «esmeraldinos».

Palmeiras no estaba en los planes de nadie porque las estrellas, el glamour y el dinero lo tiene Atlético. Las apuestas y medios de comunicación brasileños daban por hecho que el «Gallo» iba a jugar en Montevideo en noviembre por su segundo título de la historia.

En la cancha del Mineirâo se vio un despliegue tremendo del Atlético, que de la mano del «Nacho» Fernández, Zaracho y el chileno Vargas, asociados con Hulk, hicieron trabajar como loco al temperamental capitán Felipe Melo y al arquero Weverton que se portó como un crack.

La lógica se dio cuando Eduardo Vargas balanceó la red a favor de los belorizontinos en el minuto 52 de la contienda. Ese resultado hizo vibrar a la multitud presente en el Mineirâo de Belo Horizonte que empujaba para un segundo gol que no quiso llegar. Méritos hicieron los atleticanos ante un Palmeiras que parecía muerto, entregado, pero que estaba nada más que agazapado.

El portugués Abel Ferreira, resistido por los hinchas palmeirenses, otra vez vuelve acallar voces en su contra; Gabriel Verón al campo y segundos después recibe su primera pelota para entrar a todo vapor en el área y ponerle una pelota perfecta para un Dudú que quedó solo con el arco libre.

La conquista del vigente campeón de América sorprendió y enfureció a un Atlético que poco a poco comenzo a perder el rumbo y la intesidad. Savarino se marchó lesionado y Zaracho y el Nacho Fernández fueron cambiados, pero fue para peor porque esto hizo que los «Porcos» controlen mejor la pelota y hagan de ese empate un triunfo que los metió en la finalísima.

Palmeiras contó con dos «gringos» en la cancha: el uruguayo Piquerez, ex Peñarol y el internacional paraguayo Gustavo Gómez, ex Lanús.

Gracias a ese 1-1 se ganaron el pasaje a Montevideo donde jugarán la final por segunda vez consecutiva. Su rival saldrá este miércoles del ganador de Barcelona – Flamengo, que se jugará en Guayaquil donde el Mengo arrancará 2-0 arriba.

@lostribuneros