Honduras, lugar donde la vida no vale nada

Indignados nos dejó la noticia de la muerte de cinco hinchas y que 25 han recibido lesiones de diversa índole, y que el partido final se haya jugado igual; vuelta olímpica y festejos.

Motagua es el segundo más popular de Honduras y llegó a la segunda final con un 4-1 a su favor obtenida en la ciudad de El Progreso. 30 mil entradas fueron puestas a la venta para presenciar el encuentro revancha en el Estadio Nacional de Tegucigalpa.

Sobreventa, aficionados que intentaron ingresar sin pagar, otros con entradas falsas. Una policía inoperante y condiciones paupérrimas. Todo eso derivó en muerte.

En un lugar normal la brega hubiera sido suspendida y jugada sin público, pero parece que las autoridades hondureñas piensan diferente. Para ellos evidentemente la vida no vale nada. El respeto por el aficionado no existe y vale más el dinero que la vida mismo.

Jugaron igual. 3-0 ganó el Motagua sobre el Honduras Progreso y sumó su trofeo 15, siendo el segundo más laureado ya que el Olimpia manda con 30.

Honduras es considerado el país más violento del mundo. Tiene un nivel de violencia lamentable; 86,7 muertes cada 100.000 habitantes llegó a tener en 2011. Luego, tras una política de seguridad, logró disminuir esta cifra a 68.

Todos los días, indica la BBC de Londres, fallecen 15 personas víctimas de la violencia urbana.

Evidentemente, las autoridades del fútbol catracho miran para otro lado, y piensan más en el dinero que la vida de sus aficionados quienes son, en definitiva, quienes les dan de comer.

Marina Buur para Tribunero.com

@lostribuneros