Gallardo y su coronita por estar en un grande

No hay dudas de que hay muchos hinchas indignados con River Plate, y en especial con la Conmebol. Marcelo Gallardo, al igual que Boca Juniors con el gas pimienta, se la llevó de arriba y arreglará todo con una multa, que al final les resultará una bicoca con todo lo que van a recaudar.

River tuvo un extraño caso de dóping y quedó por esa. Jugó con un futbolista inhabilitado contra Racing y quedó por esa. Irregularidades que perjudicaron a Independiente en cuartos de final y quedó por esa. Marcelo Gallardo burlando una suspensión contra Grêmio, y bueno, esta vez… ¡quedó por esa!.

Marcelo Gallardo burló su sanción. Dirigió al equipo por radio y luego bajó al vestuario, cuando lo tenía prohibido, a dar instrucciones. Enfrentó a un veedor y hasta lo desafió.

Como suele suceder cuando hay mucho dinero en juego, la Conmebol le dio chas chas en la colita. Cuatro partidos nada más y una multa de 50 mil dólares, que, seguramente, no las va a pagar el “Muñeco”.

Hay mucho, pero mucho dinero en juego. La publicidad y la televisión pagarán una fortuna impresionante que saneará las arcas de Boca, River y, obviamente, de la Conmebol.

Lo que son las influencias porque el uruguayo Luis Suárez, por pertenecer a una federación que no pincha ni corta, como lamentablemente es la AUF, cuando mordió a Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil 2014, casi fue condenado a cadena perpetua.

Jugando por el Barcelona debió respetar a rajatabla la sanción que le prohibía hasta ver partidos de fútbol en cualquier parte del planeta. Es decir que si el “Lucho” hubiera querido ver el clásico angoleño entre 1º de Agosto y Petro, no hubiera podido ingresar al estadio de Luanda.

También se abrió otra interrogante, y si el técnico que violaba la prohibición no hubiera sido Marcelo Gallardo de River Plate y hubiera sido un Juan Desconocido del Independiente del Valle ¿le hubieran sacado los puntos a los ecuatorianos por ser un cuadro chico?.

@lostribuneros