Fútbol olímpico hacia atrás: la gloria para Uruguay

En 1924, el fútbol parecía deporte exclusivo de los europeos. Los del Viejo Mundo jugaban torneos, eran noticia, tenían cracks, organizaban campeonatos. Por ejemplo, entre mayo y junio, Francia y su capital París albergaron los Juegos Olímpicos, tras los de Grecia, Francia por primera vez, Inglaterra, Suecia y Bélgica. América apenas se conocía, alvo por Colón o las recientes independencias de sus países. Y uno de ellos, Uruguay, muy pequeño y de poca población, era aún menos llamativo para el mundo, más allá de su buena situación socioeconómica de ese momento tras la Primera Guerra Mundial.

Así, la presencia de la celeste en el torneo de fútbol parisino era casi una apostilla. Nadie la pensaba como candidato ni mucho menos, tal vez algunos ni lo conocían. Dice la historia que Yugoslavia, su primer rival en la ronda preliminar, fue a observar un entrenamiento y los uruguayos, cuando los vieron,  jugaron muy mal a propósito para despistar. Entonces comentaron burlonamente (qué lástima que vinieron de tan lejos, muchachos”. La táctica dio resultado, cuando el 26 de mayo en el famoso estadio de Colombes, ante sólo 3025 personas, los celestes los golearon 7 a 0, con dobletes del gran Pedro Petrone (artillero máximo del certamen) y del Vasco Pedro Cea.

La cuestión continuó el 29 de mayo, con Estados Unidos como posible duro escollo, ya que en ese tiempo estaba formado por ingleses. Pero Petrone y Héctor Scarone marcaron antes de los 15 minutos y Uruguay pasó con un tranquilo 3-0 a los cuartos de final, donde lo esperaba nada menos que el local. Había que jugar en Colombes ante casi 31 000 personas, y eso que a los 2 minutos Scarone había puesto en ventaja al elenco oriental, pero Nicolas igualó enseguida. Sin embargo, Petrone desniveló rápido, y en el segundo tiempo, tres goles más le dieron una rotunda victoria 5-1 para ir a las semifinales.

El 5 de junio, Colombes esperaba nuevamente a los sudamericanos frente a Holanda, que empezó ganando a los 32 minutos. Cea igualó a los 62, pero el triunfo no llegaba, hasta que a los 81 minutos el árbitro francés Vallat cobró un penal polémico, ya que en la jugada previa Scarone se la llevó con la mano. El propio Héctor convirtió y Uruguay fue a la final,mientras el diario galo France Soir tituló “El árbitro derrotó a Holanda”.

 

La decisión era otra vez en Colombes, frente a un Suiza que no parecía de cuidado a pesar de haber dejado afuera al potente Suecia, medalla de bronce en partido repetido. Sin embargo, los celestes las hicieron todas. Petrone marcó a los 9 minutos, Cea a los 65 y Romano a los 82 concluyó el 3-0 y la primera medalla de oro para el fútbol de América. Ante, imaginamos, la sorpresa de los europeos, esos que no daban un centavo por los celestes.

Por entonces, la nueva FIFA había decidido que estos torneos hicieran de campeonato Mundial, así que Uruguay ya era monarca del fútbol mucho antes de su título en 1930. En 1928, en los Juegos de Amsterdam, Holanda, iba a revalidar su título. Y parecía que se lo llevaría nomás, con otra brillante campaña venciendo en octavos de final al local 2 a 0, en cuartos 4-1 a Alemania y 3-2 a Italia, que venía de arrasar a España, en las semifinales.

Pero tenía un problema difícil de resolver llamado Argentina. En efecto, la albiceleste, que debutaba en el certamen, era su archienemigo ya entonces, y entre ambos iban dominando el balompié mundial, como lo harían en el 30. Para colmo, la selección de Nolo Ferreira, Cherro, Tarascone, Orsi  y compañía había marcado 23 goles en los tres partidos precedentes. Así que el superclásico rioplatense era por el oro allí en Amsterdam.

El primer choque terminó 1 a 1 el 10 de junio, con goles de Petrone y Ferreira. Tres días después, como se usaba esos tiempos, jugaron el desempate y Figueroa puso arriba a Uruguay, pero Luis “Doble Ancho” Monti empató. Cuando todo iba a alargue o cosa parecida, Héctor Scarone marcó a los 73 minutos y Uruguay logró su segunda medalla de oro. Preludio de lujo de lo que en el 30 sería su consagración en la primera Copa del Mundo de la historia.

Mientras Paavo Nurmi, el “finlandés volador”, ganaba todo en atletismo y Johnny Weissmuller era Tarzán en la natación, un tal Uruguay conquistaba el mundo con una pelota de fútbol, con un estilo totalmente revolucionario para la época, nadie hacía gambetas, caños, pisadas. Fue parte de la gloria triple que se cerraría con el título del Mundial en el novísimo Estadio Centenario, dos de cuyas tribunas fueron bautizadas Colombes y Amsterdam como justo premio en vida a los primeros héroes. Esos que de celestes pasaron a ser color oro.

LAS FINALES DE 1924 Y 1928

Juegos Olímpicos de París, 25 de mayo al 9 de junio de 1924

9 de junio de 1924, Uruguay 3-0 Suiza

ESTADIO: Colombes. ARBITRO: Marcel Slawick (Francia).

URU: Mazali; Nasazzi, Arispe; Andrade, Vidal, Ghierra; Urdinarán, Scarone, Petrone, Cea y Romano.

SUI: Pulver; Reymond, Ramseyer; Oberhauser, Schmiedlin, Pollitz; Ehrenbolger, Pache, Dietrich, Abegglen y Fassler.

GOLES. 9´ Petrone, 65´ Cea, 81´ Romano (U).

 

Juegos Olímpicos de Amsterdam, 27 de mayo al 13 de junio de 1928

Primera final, 10 de junio de 1928, Uruguay 1-1 Argentina

Estadio: Olímpico (Amsterdam). ARBITRO: Johannes Mutters (Holanda).

URU: Mazali; Nasazzi, Arispe; Andrade, Fernández, Gestido; Urdinarán, Castro, Petrone, Cea y Cámpolo.

ARG: Bossio; Bidoglio, Paternoster; Médici, Monti, Juan Evaristo; Carricaberry, Tarascone, Ferreira, Gainzarain y Orsi.

GOLES. 22´ Petrone (U), 51´ Ferreira (A).

 

DESEMPATE, 13 de junio de 1928, Uruguay 2-1 Argentina

Estadio: Olímpico (Amsterdam). ARBITRO: Johannes Mutters (Holanda).

URU: Mazali; Nasazzi, Arispe; Andrade, Piriz, Gestido; Arremón, Scarone, Borjas, Cea y Figueroa.

ARG: Bossio; Bidoglio, Paternoster; Médici, Monti, Juan Evaristo; Carricaberry, Tarascone, Ferreira, Perducca y Orsi.

GOLES. 17´ Figueroa (U), 28´ Monti (A), 73´ Scarone (U).

 

LOS CAMINOS DEL GRAN CAMPEÓN

1924, RONDA PRELIMINAR

26 de mayo, Yugoslavia, 7-0, Vidal, Scarone, Petrone 2, Cea 2, Romano

OCTAVOS DE FINAL:

29 de mayo, Estados Unidos, 3-0, Petrone 2, Scarone

 

CUARTOS DE FINAL

1 de junio, Francia, 5-1, Scarone 2, Petrone 2, Romano

 

SEMIFINALES

6 de junio, Holanda, 2-1, Cea, Scarone penal

FINAL

9 de junio, Suiza, 3-0, Petrone, Cea, Romano

 

1928, OCTAVOS DE FINAL

30 de mayo, Holanda, 2-0, Scarone, Urdinarán

 

CUARTOS DE FINAL

3 de junio, Alemania, 4-1, Petrone 3, Castro

 

SEMIFINALES

7 de junio, Italia, 3-2, Cea, Cámpolo, Scarone

 

FINALES

10 de junio, Argentina, 1-1, Petrone

13 de junio, Argentina, 2-1, Figueroa, Scarone

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros