Fútbol olímpico hacia atrás: Italia y el comienzo del dominio socialista

0
60

Tras la gloria de Uruguay en el 24 y el 28, el fútbol de los Juegos Olímpicos volvió a sus andadas europeas. No sólo se jugó en Europa, sino que la mayoría de los participantes fueron del Viejo Mundo, y más aún, comenzaron una serie de triunfos y medallas ininterrumpidos desde Italia en 1936 y por décadas. La celeste y varios de sus hermanos latinoamericanos no aparecieron, y unas pocas naciones modestas hicieron de compañía a los grandes de ese continente. Para colmo, la creación de la Copa del Mundo y el nuevo status adoptado por la FIFA, de que los competidores debían ser amateurs o profesionales subvencionados por el Estado, fue haciéndole perder interés y prestigio.

La irrupción del Mundial y la poca difusión y popularidad del deporte en Estados Unidos hizo que no figurara en el programa en Los Angeles 1932, regresando para los polémicos de Berlín 1936. Bajo el apogeo de Adolf Hitler y el nazismo, el certamen no escapó a los aires políticos del momento. Ni siquiera los equipos, ya que la gran Italia de Vittorio Pozzo, campeona mundialista dos años antes en su tierra, estaba amenazada de perder por el temible Benito Mussolini. Y en el desarrollo, hasta Perú padeció un gran lío tras vencer a Austria en cuartos de final, ya que los europeos protestaron y lograron que el partido se repitiera (ver nota aparte), lo que los peruanos rechazaron y quedaron eliminados. En ese contexto, los italianos se llevaron el oro, imitando lo hecho por Uruguay de ganar los Juegos y el Mundial, cuando derrotaron a la potente Austria en tiempo suplementario. Noruega, verdugo de la Alemania nazi en cuartos, fue bronce y surgieron los primeros países de Asia, Japón (que dio la nota al marginar a Suecia) y China.

Nuevamente la guerra interrumpió al deporte, así que recién en 1948 los Juegos retornaron en Londres, que los organizaba por segunda vez. Pero el otrora fuerte Gran Bretaña fue cayendo en su nivel, al punto que perdió la medalla de bronce con Dinamarca, que aparte eliminó al defensor del oro Italia, muy devaluado. Justamente los nórdicos dominaron, ya que Suecia conquistó el título en el nuevo Wembley sobre la bella Yugoslavia. Afganistán e India dieron  la nota exótica con su presencia, aunque se fueron en su debut, y Corea llegó a cuartos pero recibió una docena de goles por el campeón.

Hablando de países futbolísticamente raros, de allí en adelante los certámenes tuvieron varios. Con la expansión del balompié, India fue un habitué, hasta cuarto en el 56, mientras Indonesia, Tailandia y Antillas Holandesas debutaron. En Helsinki 52, el destacado fue el ballet húngaro con Ferenk Puskas a la cabeza, que comenzó la era de los dominadores del bloque socialista arrasando con sus rivales. 2-1 a Rumania, 3-0  a Italia, 7-1 a Turquía, 6-0 a Suecia y 2-0 a la gran Yugoslavia que conseguía su segunda medalla de plata seguida. Otros tres hechos destacables fueron la rápida eliminación de Gran Bretaña, en plena decadencia, el estreno de Brasil que llegó hasta cuartos marginado por Alemania Federal y el increíble partido Yugoslavia-Unión Soviética, muy politizado por los dictadores Tito y Stalin; el primer choque, lleno de peleas e insultos entre los futbolistas, lo ganaban  los balcánicos 5 a 1, pero la URSS igualó 5-5. En el desempate Yugoslavia venció 3 a 1 y Stalin, encolerizado por la derrota,  prohibió a sus jugadores volver a participar.

Este tercer capítulo olímpico lo cerramos con los Juegos de Melbourne en 1956, primeros en Oceanía, en Australia. Fue un torneo con sólo 11 equipos, cancelaciones, postergaciones y abandonos. Y gran superioridad del este: Yugoslavia le hizo 9 a Estados Unidos y 4 a India, gran sorpresa al eliminar al local y llegar cuarto. Bulgaria le marcó media docena a los británicos y luego fue bronce. Los colosos socialistas decidieron la final, donde la URSS del excepcional arquero Lev  Yashin y compañía (que tuvo que vencer a Indonesia en desempate) ganó 1 a 0 y se llevó el desquite y el oro.

Juegos Olímpicos de Berlín, 3 al 15 de agosto de 1936

15 de agosto de 1936, Italia 2-1 Austria (en tiempo suplementario).

ESTADIO: Olímpico. ARBITRO: Peter Bauwens (Alemania).

ITA: Venturini; Foni, Rava; Baldo, Piccini, Locatelli; Frossi, Mancini, Bertoni, Biagi y Gabriotti.

AUT: E. Kainberger; Kunz, Kargl; Krenn, Wahlmüller, Hofmeister; Werginz, Laudon, Steinmetz, K. Kainberger y Fuchsberger.

GOLES. 70´ Frossi (I), 80´ K. Kainberger (A), 92´ Frossi (I).

 

Juegos Olímpicos de Londres, 31 de Julio al 13 de agosto de 1948

13 de agosto de 1948, Suecia 3-1 Yugoslavia.

Estadio: Wembley. ARBITRO: William Ling (Inglaterra).

SUE: Lindberg; Knut Nordahl, Nilsson; Rosengren, Bertil Nordahl, Andersson; Rosen, Gren, Gunnar Nordahl, Carlsson y Liedholm.

YUG: Lovric; Brozovic, Stankovic; Zlatko Cajkovski, Jovanovic, Atanakovic; Cimermanic, Mitic, Bobek, Zeljko Cajkovski y Vukas.

GOLES. 24´ Gren (S), 42´ Bobek (Y), 48´ G. Nordahl, 67´ Gren (S).

 

Juegos Olímpicos de Helsinki, 15 de Julio al 2 de agosto de 1952

2 de agosto de 1952, Hungría 2-0 Yugoslavia

Estadio: Olímpico. ARBITRO: Arthur Ellis (Inglaterra).

HUN: Grosics; Buszansky, Lantos; Boszik, Lorant, Zakarias; Hidegkuti, Puskas, Palotas, Kocsis y Czibor.

YUG: Beara; Stankovic, Crnkovic; Zlatko Cajkovski, Horvat, Boskov; Ognjanov, Mitic, Bobek, Vukas y Zebec.

GOLES. 25´ Puskas, 88´ Czibor (H).

 

Juegos Olímpicos de Melbourne, 24 de noviembre al 8 de diciembre de 1956

8 de diciembre de 1956, URSS 1-0 Yugoslavia

Estadio: Olympic Park. ARBITRO: Wright (Australia).

URS: Yashin; Baschaschkin, Ogognikov; Kuznetsov, Netto, Maslenkin; Tatushin, Isaev, Simonian, Salnikov e Iljin.

YUG: Radenkovic; Koscak, Radovic; Santek, Spajic, Krstic; Sekularac, Antic, Papec, Veselinovic y Mujic.

GOL. 48´ Iljin (U).

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

No hay comentarios