Fútbol olímpico hacia atrás: el polémico Perú-Austria del 36

Fue en Berlín en 1936, una de las tantas historias que empañaron la bella historia de los Juegos Olímpicos. Pero como era en el torneo de fútbol, de poco interés, no sobrepasó a lo acontecido con la presencia de Adolf Hitler, el nazismo, el no saludo al negro estadounidense Jesse Owens y demás. Igual fue otra mancha olímpica, que perjudicó a un país sudamericano, Perú.

Los peruanos, que debutaban en el certamen, habían pasado la primera ronda brillantemente goleando a Finlandia 7 a 3, con cinco goles del inolvidable Teodoro “Lolo” Fernández. El 8 de agosto de 1936 enfrentaban a Austria por los cuartos de final, en el estadio Hertha Platz de la capital de la antigua Alemania Democrática. Los europeos, potencia por entonces, iban 2-0 arriba a falta de 15 minutos, pero Alcalde y Villanueva igualaron a dos y llevaron el partido al alargue, donde Perú marcó cinco tantos, tres anulados por el árbitro noruego Kristiansen. Al final terminaron imponiéndose 4 a 2, por lo que así pasaban a las semifinales contra Polonia.

Pero Austria protestó el resultado aduciendo varias irregularidades. Según los austríacos, el campo no cumplía requisitos para un partido de fútbol. Y durante el tiempo extra, los jugadores habían sido maltratados por los incaicos, denunciando incluso que espectadores entraron a la cancha, uno portando una pistola. Entonces la FIFA ordenó repetir el encuentro, decisión que Perú intentó apelar pero no tuvo éxito, por lo que no se presentó y Austria se clasificó automáticamente.

Pero ahí no quedó la novela. Los peruanos consideraron la decisión discriminatoria e insultante, y resolvieron retirar su delegación de atletas de los Juegos, a lo que se sumaron solidariamente Argentina, Colombia, Chile, Uruguay  y México. Michael Dasso, miembro del Comité Olímpico del país del Pacífico, declaró: “No tenemos fe en el atletismo europeo. Hemos venido aquí y hemos encontrado un puñado de comerciantes”. Otra mancha para los jóvenes Juegos. Por más que fuera en el fútbol, igual de vergonzosa.

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros