Fiyi llega a Brasil subido en una ola de éxitos

El fútbol fiyiano nunca había asistido a un periodo semejante. Dentro de un mes, Fiyi habrá añadido su estreno en el Torneo Olímpico de Fútbol masculino al exitoso debut del año pasado en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA celebrada en Nueva Zelanda. Y si sumamos la sólida campaña que está protagonizando hasta la fecha en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, habrá sido un año de logros prácticamente increíbles.

El próximo torneo olímpico en tierras brasileñas supondrá un desafío enorme para Fiyi, a quien el sorteo no ha favorecido demasiado. El cuadro melanesio tendrá que medirse con tres naciones que apuestan decididamente por el desarrollo juvenil: México, actual campeón olímpico, Alemania, campeona del mundo, y la República de Corea.

Fiyi ya desbarató todos los pronósticos en Nueva Zelanda 2015 al cosechar una célebre victoria por 3-0 sobre Honduras, la primera de Oceanía en esta categoría desde el Mundial Sub-20 de 2003. Hasta doce jugadores del plantel que participó en Nueva Zelanda 2015 viajarán ahora a Brasil, una mayoría pues de los 18 integrantes del equipo, y que también incluye a los tres futbolistas que superan el límite de edad, encabezados por Roy Krishna, el gran nombre de las islas del Pacífico.

Subidos a una ola de optimismo

Fiyi fue la principal potencia de las selecciones insulares de Oceanía durante los años 1980 y 90, antes de que sus vecinos experimentasen un rápido crecimiento, lo que da más mérito si cabe a sus recientes avances. Ahora, tras un periodo de estancamiento, el fútbol está disfrutando de un importante impulso en un país donde el rugby continúa acaparando titulares.

“En cuanto al desarrollo, el fútbol local fiyiano se ha disparado”, explica a FIFA.com su seleccionador, Frank Farina. “En apenas doce meses, ha tenido un crecimiento considerable gracias al Mundial Sub-20. Nadie esperaba que el equipo hiciese un buen papel en absoluto, pero nos quedamos a 20 minutos de la segunda ronda. Unas semanas más tarde, la selección se clasificó para Río de Janeiro, y ahora ya estamos en la siguiente fase de la competición preliminar mundialista”, recuerda.

“Y creo que el éxito del equipo en el Mundial Sub-20 ha tenido mucho que ver con que Oceanía disponga ahora de dos plazas en los Mundiales Sub-20 y Sub-17. Así que hay un verdadero impulso, y eso ha realzado el perfil del fútbol fiyiano en su conjunto. Durante el último año o año y medio han aparecido nuevos centros de formación, siguiendo la estela de ese éxito. El fútbol fiyiano está creciendo, y eso es positivo”.

Unas expectativas realistas

Farina ya sabe algo acerca del nivel que se necesita para estar en lo más alto del fútbol internacional. El técnico australiano, que pasó parte de su infancia en Papúa Nueva Guinea, dirigió durante seis años al combinado de Australia, un periodo exitoso que incluyó dos participaciones en la Copa FIFA Confederaciones y otra en el Torneo Olímpico de Fútbol, en 2004.

Son muchos quienes opinan ahora que Fiyi apenas tiene posibilidades en Brasil, y el propio Farina trata de rebajar las expectativas de una afición entusiasmada y animada por el triunfo ante Honduras del año pasado en Nueva Zelanda. El país nunca ha ganado medallas en los Juegos Olímpicos, en ninguna disciplina. “Fiyi es una pequeña nación insular, y el torneo supone una novedad para nosotros, representa subir un peldaño respecto a los sub-20”, señala Farina. “Si somos realistas, y [aquí] hay mucha gente que tiene unas expectativas demasiado altas, alejadas de la realidad, lo cierto es que lo importante es la credibilidad, como ya dije antes del Mundial Sub-20. Y tendremos que ser realistas”.

“No somos la selección de rugby 7 de Fiyi, que es campeona del mundo. Queremos hacer un buen papel, no tener que avergonzarnos, y ser creíbles. La realidad es esa, y alguna gente, que piensa que vamos a ir ahí y ganar una medalla, no la entiende. Vamos a conseguir mucha experiencia, y eso será beneficioso para la selección nacional. Pero, como le digo a la gente, no confundamos ambición con capacidad”.

“Aun así, a veces suceden cosas extrañas”, añade Farina, refiriéndose al primer triunfo de Fiyi en la categoría sub-20 el año pasado. “Dentro de la cancha puede pasar cualquier cosa, siempre que uno se prepare bien”, apunta.

“Hay que ir peldaño a peldaño. Dentro de cuatro o cinco años, la selección nacional será potente gracias a la experiencia acumulada con todas estas participaciones internacionales. Y estos logros también atraerán a muchos chicos jóvenes que hay aquí y que ya pueden soñar a lo grande”, concluye.

Fuente: www.fifa.com

Diego Martín Yamus
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros