¡Estos de River son unos “diablitos”!

River Plate se aseguró un lugar en semifinales de la Copa Libertadores al vencer en casa por 3-1 a Independiente. Hubo una jugada polémica a favor del Rojo en el primer tiempo, pero la oncena del “Muñeco” se subió a la aplanadora y destrozó a los de Diablos. Son semifinalistas.

El equipo de Marcelo Gallardo fue implacable con un Independiente que pagó caro sus errores y que acabó cediendo en el complemento.

Todo arrancó parejo, con mucho nervio y fricción. Habían terminado sin goles en Avellaneda, y con el empate con goles el conjunto de Ariel Holan clasificaba.

Cuatro minutos iban del encuentro cuando el defensor Jorge Figal ligó la primera amarilla del juego, dejando condicionado de movida al Rojo. Luego vino el turno del defensor Maidana, quien no fue amonestado por poner la pierna un poquito más arriba de lo convencional.

River no se amedrentaba ni retrocedía, era local y se lo hizo saber a Independiente. Con oficio y paciencia el conjunto porteño fue cocinando a fuego lento al equipo bonaerense.

Sin embargo la polémica comenzó antes de la media hora cuando el defensor Javier Pinola rechazó un balón de manera brusca, pegándole al futbolista Martín Benítez y hasta marcándole los tapones, siendo un evidente penal que fue desestimado por el VAR y el referí brasileño Anderson Daronco, que consideró que hubo un choque.

Los Millonarios apostaron en grande y empujaron en campo de Independiente impidiéndoles que se conecten y que lleguen con peligro.

Holan sacó a Herández y mandó al “Puma” Gigliotti al campo de juego en el entretiempo. El cambio dio sus frutos porque lograron mayor potencia en la faz ofensiva. Pero, antes de que el Rojo pueda reaccionar, en el tercer minuto del complemento, tras un perfecto contragolpe y muchos toques el colombiano Borré se la puso al “Nacho” Scocco que con mucha categoría puso el primer gol del juego.

El Diablo estaba como loco. Sintió el gol de River y fue con todo en busca del empate. Silvio Romero avisó pero la pelota se fue por encima de la transversal.

Franco Armani es humano y lo demostró en este juego porque un error suyo posibilitó el empate de Silvio Romero al minuto 55.

Independiente sabía que el 1-1 lo metía en semifinales y las ilusiones de ganar una Copa Libertadores tras 34 años se avivaba en el Monumental, pero el estratega Marcelo Gallardo sacó al “Oso” Lucas Pratto por un “Juanfer” Quintero que nueve minutos después se mandó un soberbio gol.

River estaba 2-1 y se acomodaba en la cancha porque jugaba con la desesperación del rival.

Zuculini entró por el “Nacho” Scocco para controlar mejor el mediocampo defensivo e impedir que el Rojo tome las riendas y anote un gol que los deje eliminados. El “Nacho” Fernández, lesionado, dejó la cancha por el “Nico” De la Cruz, con intenciones de no perder peso en la faz ofensiva.

El juego ganó en emotividad porque si bien River era mucho más que un Independiente que tiraba manotazos, para nada subestimó al “Rey de Copas”. Faltaban cinco para el final y los defensores del Rojo quedaron mano a mano con los de River, si bien estaban correctamente parados los zagueros, el colombiano Rafael Borré sacó un tiro cruzado y al ángulo que cerró el partido y selló la clasificación.

Partido liquidado, aunque Independiente dio batalla para poder descontar y, por qué no, lograr un épico empate, pero fue una ilusión, nada más.

River Plate es semifinalista de la Copa Libertadores e irá por un lugar en la final probablemente ante un Grêmio Porto Alegrense que venció en Tucumán por 2-0 al Atlético y que en este momento en casa va venciendo a los decanos en casa por 2-0 en 44′.

RIVER PLATE 3
Armani; Montiel, Maidana, Pinola y Casco; I. Fernández, Ponzio y Palacios; Scocco, Pratto y Borré. DT: M. Gallardo.

Cambios: Quintero x Pratto, 60′; Zuculini x Scocco, 73′; De la Cruz x Fernández, 73′.
Goles: Scocco, 47′; Quintero, 69′; Borré 85′.

INDEPENDIENTE 1
Campaña; Bustos, Franco, Figal y Silva Perdomo; Silva Fajardo; Benítez, Domingo, Hernández y Meza; Romero. DT: A. Holan.

Cambios: Gigliotti x Hernández, 46′; Sánchez Miño x Benítez, 65′; Cerutti x Silva, 74′.
Gol: S. Romero, 55′.

Estadio: Monumental, Buenos Aires.
Referí: Anderson Daronco (Brasil)

@lostribuneros