El Tantengue se llevó puesto a Colón en el clásico santafesino

Unión dio el batacazo en terreno rival; 0-3 se impuso sobre el Sabalero en el mítico “Cementerio de los Elefantes”. Brítez, Sodano y de penal Malcorra anotaron. Partido parado por 8′ tras lanzamiento de objetos de los hinchas. Jornada 8 del Transición.

Télam. El clásico santafesino tuvo un punto de inflexión a los 37 minutos de la primera etapa, cuando Pablo Ledesma marcó el gol de apertura, pero el árbitro lo anuló por presunta falta del mediocampista sobre el arquero Nereo Fernández.

Hasta allí el equipo Sabalero se había mostrado superior y luego de eso le costó encontrar su juego, a tal punto que en el cierre de la etapa llegaría la primera ventaja para Unión, con un cabezazo de Brítez, tras un córner de Malcorra desde la derecha, que no pudo contener Broun.

En la reanudación, Colón intentó el empate con un remate de Figueroa, luego de un pase de Alan Ruiz, pero la pelota se fue desviada.

Unión, pura contundencia a esa altura, contestó un par de minutos después con una gran corrida de Malcorra por la izquierda que derivó en un centro para Soldano, quien llegando de frente ejecutó un tiro fuerte y alto que se convirtió en el 2-0.

Con esa ventaja, Unión se fortificó en defensa y le cedió la pelota a Colón, pero la ausencia de claridad y las urgencias hicieron que los locales prácticamente no lograsen crear jugadas de riesgo.

En ese contexto, no extrañó que en una escapada de Acevedo por el centro de la cancha aparecieran las dudas defensivas de Colón y otra chance para los visitantes, esta vez a través de un penal por mano del debutante Osvaldo Barsottini.

Malcorra demostró una vez más la justa fama de su pegada con un remate medido, a la derecha de Broun, que se jugó hacia el sector opuesto.

Antes de reanudarse el juego algunos simpatizantes locales arrojaron piedras sobre el campo de juego, por lo que el árbitro Espinoza se vio obligado a detener el juego por espacio de 8 minutos, aunque el reglamento lo avalaba para suspender el cotejo.

Todo lo que siguió estuvo de más, ya que Unión se conformó con la apreciable ventaja, y Colón apenas si deambuló por la cancha y apenas consiguió una llegada más, en los pies de Sperduti, que conjuró el arquero Fernández. 

Fuente: Télam

@lostribuneros