El penal no sancionado a la Roma que cambió el destino

La Roma no daba una por perdida aunque iba 2-2 en casa y afuera había caído 5-2. El Shaarawy entró con todo el área de Liverpool, el defensor Alexander-Arnold desvió la pelota de gol con su mano siendo esto un penal tremendo. Los árbitros no lo vieron y ahora los italianos están furiosos porque ganaron por 4-2 y de haber sido penal y convertido hubieran terminado también 5-2 y forzando una definición.

Liverpool finalmente se quedó con la clasificación a la final de la UEFA Champions League ante Real Madrid en Ucrania.

@lostribuneros