El Mundial no “pega onda” en Curitiba

En la ciudad natal de nuestro compañero Marcelinho Witteczeck, Curitiba, el mundial no tiene mucha onda que digamos y la gran mayoría de la gente que habita en la ciudad y alrededores no le interesa la idea de ser subsede.

Notamos un escepticismo en la inmensa mayoría de la gente cuanto estuvimos en octubre de 2012; lo que más nos llamó la atención fue la suspicacia de muchos de los entrevistados.

Al llegar a la rodoviaria de Curitiba un taxista se mostró “algo” ilusionado por la llegada del Mundial y la trascendencia que la ciudad tendrá a nivel internacional aunque confesó que el fútbol no le gustaba para nada –El fútbol es algo que les interesa a paulistas y cariocas- dijo.

Según los colegas del diario “Gazeta do Povo”, quien contrató una consultora, el 77% de los curitibanos se muestra pesimista con la preparación de la ciudad para sedear 4 partidos por el Mundial 2014.

La FIFA especuló con la idea de dejar afuera a Curitiba como subsede porque las obras de construcción de una tribuna del estadio de Atlético Paranaense no avanzaban. Ahora, parece que llegarían a tiempo y la conclusión de la obra estaría dentro del tiempo estipulado.

La construcción de una tribuna completa más adaptaciones del estadio para cumplir con los estándares establecidos por la FIFA para la Copa del Mundo, generaron una desaprobación tan grande que apenas el 11% de la gente está de acuerdo con que éstas sean financiadas con dinero público.

Celso Petraglia, presidente del Atlético Paranaense, fue el centro de las críticas en octubre de 2012, luego de ser denunciado por dirigentes de su propio club, porque el pope del “Huracán de la Bajada” habría favorecido a familiares y amigos para las obras del estadio.

No hubo un monitoreo correcto por parte del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) y organismo llamado TC-PR detectó la falta de transparencia en el presupuesto de la obra y reclamó la activación de comisiones conjuntas a las secretarías estaduales y municipales como responsables para controlar el destino del dinero público.

La construcción de la tribuna estaba presupuestada en 90 millones de dólares pero finalmente se gastaron 110 millones de la moneda americana.

“Luego de la Copa de las Confederaciones. La gente está mucho más desconfiada y la aceptación al Mundial cayó por falta de sintonía entre los políticos y la población. La obligación de supervisar fue dejada de lado y se creó una impresión de que no hay un límite para los gastos con el Mundial”, analizó el director de la consultora Paraná Pesquisas, Murilo Hidalgo.

Según la consultora, el gran motivo de las protestas durante la Copa de las Confederaciones fue por los gastos excesivos con el Mundial, según el 73,4% de los entrevistados. El 88% de la gente mostró su preocupación porque sectores más importantes está siendo relegado al segundo plano.

El estudio cierra con que el apoyo al Mundial, en la capital paranaense, cayó del 66% que tenía en junio de 2011 a un actual 51%. El interés por ver los partidos por la Copa del Mundo en mayo de 2009 estaba en el 76% pero hoy está en el 39%.

Fuente: Redacción/Gazeta do Povo de Curitiba (gazetadopovo.com.br)

@lostribuneros

Fijate en

Bayer 04 Leverkusen paró por fin con un Bayern Munich que ya aburría

En un giro sorprendente para los aficionados del fútbol alemán, Bayer 04 Leverkusen ha logrado …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *