«El Mago» Ramos, un león del fútbol femenino

Mundo chico si lo hay. Argentina tiene arriba de 2 millones de km2 y una población aproximada de 45 millones de personas. Llevaba tiempo oyendo de quien seguramente con los años se convierta en leyenda, pero no daba con el «El Mago» Ramos hasta que de una manera insólita terminamos cara a cara.

El tema es que por cuestiones de las restricciones por causa del Covid-19 no coincidíamos con el Mago. La nota quedaría para algún día. Sin embargo cierto día visitando a parientes salió el tema del fútbol femenino, y como una palabra lleva a la otra, uno de mis familiares me dice: «El Mago vive acá a la vuelta». Salí a la calle y pregunté dónde vivía exactamente, la cara de sorpresa de Esteba Ramos fue elocuente.

-¡Pasá amigo! Bienvenido sos.

Entre carcajadas de sorpresa salió mate para él y gaseosa para mí, porque en verdad el mate no me va ni ahí.

Tribunero.com (T) ¿Por qué el fútbol femenino?

«Mago» Ramos (MR) Arranqué en San Vicente con un grupo de chicas que se juntaban a jugar a la pelota. Las vi jugar y sentí que daba como para organizarlas. Me interesa la temática de género. Vengo de una familia muy humilde, somos nueve hermanos, y de un palo bravo porque viví la desgracia que del suicidio de mi hermano. Éramos chiquitos cuando mi viejo nos dejó y ver el dolor de mi madre al ver que no teníamos para comer.

 (T) ¡Durísimo!

Ver el dolor de mi madre llorando de impotencia cierta vez me marcó de por vida. Fue un antes y un después.

 (T) Estremecedor Mago. Evidentemente tenés una clara conciencia de género. ¿Cómo siguió la historia?

(MR) Fui ganando el cariño de las jugadoras, entonces moví cielo y tierra para organizar un partido contra un equipo grande. Surgió jugarle a River Plate en la cancha alternativa del Monumental. Armé una movida donde encontré gente maravillosa. Fue impresionante el apoyo que recibimos. ¡Hasta un ómnibus de dos pisos!

(T) ¿Qué significó para las chicas?

(MR) Muchísimo. Muchas de ellas nunca habían salido de la zona. No tengo manera de describirlo. Fue como estar en el paraíso. La emoción de más de una me conmovió y me conmueve al revivirlo.

(T) ¿Ganaron?

(MR) Noooo. Nos dieron una paliza de aquellas. La sacamos del fondo de la red muchas veces. El partido había sido transmitido por redes sociales. Lo vio mucha gente del palo. Uno de ellos me contactó porque tenía contactos en All Boys. Me gustó la idea y acepté reunirme con ellos.

(T) Contame la experiencia de All Boys

(MR) Me encantó el club. Me gustó la propuesta. Salí volando con Sofía Hauche a buscar jugadoras que sean crack como ella. Nos recorrimos todo. Las chicas fueron recomendando a amigas o conocidas y fuimos probando. Elegimos excelentes jugadores y mejores personas. Formamos una familia.

(T) Sí, pero las chicas necesitan vivir porque es todo amateur ¿cómo sostuviste al grupo?

(MR) Fácil no fue pero pudimos conseguirles trabajo. Movimos contactos por todas partes para que cada una tenga un trabajo digno y que le dé tiempo para poder entrenar. Sí, pero no todo fue mérito mío sino que apareció en el camino Ayelén López, directora de la Secretaría de la Juventud de la Provincia de Buenos Aires que se convirtió en el motor.

(T) ¿El estado presente podemos decir?

(MR) De una. También agradezco a otro fenómeno como Santiago Fidanza perteneciente al Ministerio de Desarrollo de la Provincia de Buenos Aires, quien tomó la posta a la hora de ayudarnos con bolsones de alimentos, vestimenta y otras tantas cuestiones a jugadoras que estén sobre y por debajo de la línea de pobreza. Esto no abarca únicamente al Claypole sino que a todo el fútbol femenino de la provincia.

(T) ¿Formaste una cadena solidaria con tus jugadoras?

(MR) Sí, logré que las chicas sean compañeras entre ellas y con las rivales también. El respeto, el cariño y la solidaridad nos unió y nos une aún.

(T) A ver, vos te fuiste de All Boys ¿por qué?

(MR) Mirá, prefiero no tocar el tema. Dejala por esa (sic).

(T) Se fueron todas las jugadoras con vos ¿puede ser?

(MR) (sonríe tímidamente) Sí, la mayoría. Somos una familia te dije. Me emocionó y me emociona recordarlo. Nos queremos muchísimo.

(T) ¿Volverías al Albo?

(MR) Si Daniel Barraza, a quien le agradezco la oportunidad, es elegido presidente no lo dudo.

(T) Entraste en Claypole pero veo que te quieren en todos lados. Estuve hablando con muchos entrenadores. Uno de ellos, ‘Carlitos’ Torres de Español quien afirma que sos un gran amigo que el fútbol le dio y pondera tu humanidad, lo mismo Nahuel González de Argentino de Merlo. Hablé con jugadoras de otros clubes y para ellas sos Gardel con guitarra eléctrica.

(MR) Si, el fútbol es un pretexto. Hay cosas que van más allá de la pelota (se estremece) hay chicas que viven en situación de extrema pobreza y en situaciones familiares crueles. Si bien mi foco está puesto en Claypole, cuando una jugadora de otro equipo viene por ayuda jamás le cierro las puertas y junto a Ayelén le buscamos la solución gracias a un grupo de personas que me rodea y un Estado que no mira para el otro lado.

(T) ¿Quién es el presidente de Claypole?

(MR) Javier Gómez. Es muy copado y está en todas. Nos facilitó todo cuando llegamos. La verdad que estamos muy bien y muy a gusto en el Tambero.

(T) ¿Qué hace en concreto El Mago?

(MR) Ser manager no es tarea sencilla, al menos como lo veo yo. Si una jugadora precisa un pasaje para visitar algún familiar, se lo facilito. Lo mismo el tema habitacional y alimentario, de ropa…

El Mago me pasa su teléfono para que vea los mensajes elogiosos que le envían las futbolistas y directivos. Se siente feliz, satisfecho.

-En el fútbol femenino no se gana nada. Es más, uno da hasta lo que no tiene. Lo hermoso es el retorno que te da cada jugadora que tiene condiciones dignas para seguir adelante- cerró.

Marcelinho Witteczeck

@lostribuneros