El gol de Vázquez no cambia la penosa realidad de Boca 

Hasta los últimos minutos de su partido con Patronato el sábado, Boca se encontraba anteúltimo de 26 clubes en esta Liga Profesional. El gol del prometedor juvenil Luis Vázquez le dio mucho más que el primer éxito en el torneo. Más que el 1-0, más que el debut victorioso de Sebastián Battaglia como técnico, más que tres puntos. Una bocanada de alivio bien grande.

Pero ese momentito de alegría no cambia una penosa realidad, dentro pero también afuera de la cancha, por algo el mal cuadro de situación. El rosario de desatinos tejido por el desatino llamado Consejo de Fútbol ha hecho un caos en la institución. Todo mal, como protestan hinchas y hasta la prensa. La salida de Miguel Russo del banco fue una locura más de este departamento manejado por las ex glorias Riquelme, Bermúdez, Cascini y Delgado. Gastos inútiles en refuerzos inútiles, valores que rendían echados o casi fugados del club, el maltrato a un prócer como Tévez. La pésima forma de comunicación con el DT saliente, los haberes de estos otrora grandes devenidos a dirigentes, esa fea costumbre de que uno puede ser y hacer lo que quiera por portaciónnn de apellido y no por capacidad real, como sí sucede con Enzo Francescoli en River. Y lo peor, la omnipotencia y prepotencia de quienes se creen dueños del club por sus carreras de jugadores. Ellos hasta parecen decidir quién juega y quién no.

Eso afuera. Y de afuera se ve adentro lo visto en estas primeras fechas del campeonato, un equipo paupérrimo en ofensiva, con el arquero Rossi o el zaguero Izquierdoz de figuras entre los consagrados, y los pibes (Medina, Zeballos, Vázquez) de héroes. Un equipo que le cuesta una enormidad llegar al arco, casi un nsímil de aquel Boca casi qebrado de los años 83 y 84. Ojalá un gigante como el de la Ribera, de 116 años ya, no vaya a caer en un descalabro gracias a estos señores. Un descalabro peor que estar 25 en la tabla o tener algún lío futuro con el descenso. El desprestigiar la gran historia de Boca Juniors en todo sentido.

Diego  Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros