Liverpool tuvo que sufrir más de la cuenta sobre el final para vencer al Southampton en calidad de visitante por Premier League. Un grosero error del español Adrián San Miguel les costó un tanto en contra a falta de 8′ para cierre.

Mala salida y pelota puesta a los pies del delantero que, sin querer, la mandó a guardar. Minutos de sufrimiento vinieron después. Terminaron 2-1 ganando los Rojos, al final.

Días atrás fue el héroe del equipo al atajar el último penal en Turquía sobre Chelsea por la Supercopa de Europa, consagrándose campeones.

@lostribuneros