Dramático triunfo con final feliz

0
544

De la amargura a la euforia pasaron las villanas en 90 minutos; caían 2-1 y jugando decididamente mal hasta que comenzaron a poner la pelota contra el piso y acabaron goleando a San Martín de Burzaco por 5-2. Nathalia Gamarra, Daira Cacija y tres de Fiorella Roldán para Villas Unidas.

Un partido emocionante por donde lo mires jugaron los representativos de Villas Unidas y San Martín de Burzaco por la jornada 16 de la Primera C del campeonato femenino de AFA.

Las villanas entraron al campo de juego ubicado en Pilar, donde ofician de local, con la sangre en el ojo porque en el cierre de la primera rueda, ahí mismo, cayeron hace una semana con Chacarita en un partido con un resultado con sabor amargo donde les anularon dos tantos.

Ahora se venía otra rival, se trataba de San Martín, equipo que estaba un punto por debajo de Villas Unidas y que intentaba aprovechar el «efecto Chaca».

El partido arrancó enredado con unas villanas que entraron a la cancha bastante confundidas y muy displicentes. Se dedicaron, como vienen haciendo desde que arrancó este 2020 a luchar, a friccionar olvidando su esencia que se basa en el juego bonito, inteligente, y de mucha creatividad de la mitad para adelante.

Ante ese panorama llegó el primer gol de la visita; tiro de esquina a favor de las villanas, salida rápida del conjunto de Burzaco, una pifia, un mal relevo y la perfecta definición de Natalia Romero.

El tanto le vino de maravillas al partido, y en especial a Villas, porque de ahí comenzaron a meterse en el encuentro. Lo malo era que nuevamente la pelota se puso a volar como un drone, y las volantes de marca Daiana Pereyra y la gran capitana Bárbara Corte, tomaron el protagonismo en lugar de hacerlo las atacantes.

No había explosión y para nada le sacaban el jugo a la potente atacante paraguaya Nathalia Gamarra, una de las mejores «9» del fútbol femenino.

Con más corazón que fútbol, las villanas comenzaron de a poco a utilizar las bandas y la veloz Rosana Robledo comenzó a correr y a meter por un extremo, y por el otro lo hacía Gabriela Ríos, que debutaba.

Tanto Sandra Ríos, la volante de ofensiva y cráneo del equipo, como la Gamarra eran celosamente marcadas, entonces, no había chances de meterle peligro a Brenda Cavacini.

Tiro de esquina e intento de las villanas de ganar por arriba sin éxito, pero, tanto llega el cántaro al agua que al final se parte: gol. Cabezazo notable de Nathalia y el juego se ponía 1-1.

La displicencia y el desorden seguían reinando en las villanas. Una desinteligencia de comunicación entre las volantes en la última zona posibilitó que entre como si estuviese en su casa Sandra Siligato, y de ahí se pusieron arriba otra vez las de Burzaco.

A río revuelto, ganancia de pescadores. Las azules eran batalladoras y tenían sí jugadoras de mucha picardía y astucia, pero no eran más que las villanas.

En el entretiempo Gustavo Levine ajustó clavijas y ordenó a sus pupilas que entraron a jugar el segundo tiempo con otra conducta en la cancha.

Con el correr de la complementaria Bárbara Corte se abocó a marcar menos y a apoyar más al ataque; Sandra Ríos ya no estaba en la cancha y en su lugar entró Fiorella Roldán, que escribió capítulos y capítulos con su picardía y buen pie.

Entonces, la muy buena lateral derecha Daira Cacija siguió empujando para adelante, tanto, que puso el 2-2 que llevaba alivio sí, pero no conformidad para su equipo.

Ya con orden y serenidad Levine puso en la cancha a Paola Parra, que debutaba como futbolista de campo la ahora ex arquera, y que a partir de ella, que reemplazaba a la leona Daiana Pereyra, ganaron mayor dinámica en el sector derecho y mayor llegada en «manada».

A partir de esa pelota al piso, de cruzarla de un lado a otro, de tratarla bien y con respeto, comenzaron a aparecer espacios y los goles; Fiorella Roldán puso el cuarto, el quinto, y no vinieron más porque Brenda se atajaba lo que podía e, incluso, hasta hubo un sexto gol que fue anulado.

Lucía Bil, la defensora llegaba de un estado gripal y no logró estar en el nivel que nos tiene acostumbrado; la piba Agustina Fernández tuvo su bautismo de fuego porque debutaba en Villas Unidas y debió hacerlo como zaguera central, arrancando nerviosa e imprecisa y terminando ovacionada por el público presente.

«Lai» Kramer, otra de las debutantes, entró por Rosana Robledo y los pocos minutos de cancha que tuvo los hizo valer porque hizo de tapón en su zona e impidió los intentos de ataque del conjunto del sur del conurbano.

No olvidemos a la arquera Rocío Vicente, que nada que ver tuvo en los goles, y que cuando se la exigió respondió muy bien.

Ahora las villanas suman 20 puntos y suben como espuma en la tabla de posiciones.

Formaciones iniciales:

VILLAS UNIDAS 5
Rocío Vicente; Daira Cacija, Agustina Fernández, Loana Larraburu y Lucía Bil; Rosana Robledo, Daiana Pereyra, Bárbara Corte y Sandra Ríos; Nathalia Gamarra y Gabriela Ríos. DT: Gustavo Levine.

Goles: Nathalia Gamarra; Daira Cacija y Fiorella Roldán (triplete)

SAN MARTÍN DE BURZACO 2
Brenda Cavacini; Rocío Aguaysol, Carolina Portillo, Natalia Vázquez y Belén Frías; Natalia Romero, Ludmila Vázquez y Valentina Pérez Aguirre; Reina Cándido, Sandra Siligato y Bárbara Marcos. DT: Gastón Camargo.

Estadio: D10 (ciudad de Pilar)

@lostribuneros

No hay comentarios