Cinco futbolistas homosexuales buscan ayuda

La homosexualidad en el fútbol masculino, increíblemente en pleno siglo XXI, sigue siendo un tabú. Futbolistas de la Premier League y de categeorías del ascenso han salido de manera anónima a pedir auxilio. Lo señaló la Fundación Justin Fashanu, que lucha a brazo partido contra la homofobia.

El dolor sigue latente en el fútbol inglés. Mucho «primer mundo», mucho glamour y sentido de superioridad, o sobrevaloración, gira en torno a países de la Europa occidental, sin embargo, suceden cosas que parecen de la edad media.

En 1998 el notable futbolistas de la selección inglesa, Nottingham Forest y Norwich City, Justin Fashanu, a los 37 años de edad, decidió suicidarse cuando salieron a luz sus preferencias sexuales, y un escándalo con un menor de 17 años que lo acusó de abuso. Justin quedó en libertad por falta de pruebas, pero el dolor le provocó tomar la drástica decisión de terminar con su vida.

A raíz de esto, su sobrina, Amal, de 31 años de edad, un año atrás decidió crear una fundación de ayuda anónima a deportistas homosexuales.

De acuerdo a medios ingleses, dos futbolistas de renombre de la Premier League y otros tres que juegan en categorías del ascenso inglés, han pedido ayuda porque están corriendo serio peligro de llegar al suicidio.

«Son nombres reconocibles», dijo la joven Amal al diario The Sun. También cuenta que hay mucho futbolista en Gran Bretaña que no se animan a encarar su homosexualidad debido a los terribles preconceptos reinantes en un país, supuestamente, de avanzada.

Tras el suicidio de Justin, ningún deportista de categorías profesionales, se ha animado a encarar su condición sexual. Tampoco nadie tiene el valor en convertirse en pionero.

La joven le dijo a The Sun: ‘Nadie quiere ser el primero. En sus mentes, estos tipos están atrapados, avergonzados. Piensan que la sociedad no lo aceptará, así que viven sus vidas en secreto. Es triste que esto tenga que suceder».

Amal estima que si los futbolistas comenzaran a encarar su homosexualidad públicamente, unidos y ayudados por equipos de profesionales, lograrían ser libres e, incluso, aceptados por las hinchadas.

También agregó: ‘Los medios los tratarían de manera diferente ahora y no creo que haya un problema con los fanáticos».

«Uno de cada diez hombres son homosexuales, así que la idea de que no hay muchos jugando al fútbol no cuadra».

En Inglaterra hasta 1967 la homosexualidad estaba penada con cárcel. La mayoría de personas de esa condición, al ser humillados y al vivir el aislamiento social terminaban suicidándose.

Las leyes inglesas actuales son firmes y condenan duramente la homofobia.

Justin fue incluido en el Salón de la Fama del Museo Nacional de Fútbol a principios de este año 2020.

@lostribuneros

Fijate en

Australia se rinde a los pies de Messi: «Legendario talismán»

Los Socceroos se rinden a los pies del equipo argentino pero especialmente a los pies …