Cayó Boca y adiós invicto

El campeón defensor Racing sabía que su rival de turno no iba a jugar con su equipo habitual debido a que tiene la mente, el alma y el corazón en la semifinal de la Copa Libertadores del martes ante su acérrimo River Plate.

Entonces, el «Chacho» Coudet escaló un equipo que pudiera sacar réditos de las distracciones de su rival de turno, en plena Bombonera.

El juego tuvo al local como protagonista, sin embargo el tanto lo hizo la visita aún en la primera parte.

Todo comenzó con una gran jugada del «Bebelo» Reynoso para Sebastián Villa pero el balón se escapó por poco. Luego vino un intento de Junior Alonso de cabeza pero la pelota se escapó por encima.

El propio Junior Alonso cometió un error al despejar mal un balón en el minuto 27 y allí estaba Matías Zaracho para sacar réditos y poner el encuentro 1-0.

Se acercaba el final de la primera parte cuando el partido se picó; lesión de Franco Soldano a Leonardo Sigali, lesión del zaguero racinguista y cambio por Alejandro Donatti, acto seguido, reclamos airados de Boca por una falta que no existió sobre Frank Fabbra por parte de Walter Montoya y todos contra Fernando Echenique, juez de la contienda. Escaramuzas, cabildeos, pero de rojas no hablemos.

El juego fue reanudado y Boca probó por arriba, nuevamente, y la pelota de Soldano fue parada por Arias, luego Racing hizo lo mismo con Jonathan Cristaldo pero Andrada lo neutralizó.

En el complemento hubo un Xeneize sin el «Toto» Salvio ni Carlos Tévez entre los convocados, pero sí ingresaron Mauro Zárate, Mac Allister y Jan Hurtado.

El Chacho por su parte jugó bien sus cambios y pasado los 70′ sacó a Zaracho y al Licha López, poniendo en la cancha a Martínez y Orbán respectivamente.

Racing crece como la espuma de una cerveza y se puso en la segunda posición de manera eventual, pero quien festeja es Argentinos porque de ganarle a Independiente podría alcanzar a Boca.

@lostribuneros