Caos en el fútbol brasileño; atentado, batalla campal y ataque al equipo visitante

El fútbol brasileño es víctima de una infección que está haciendo estragos: La violencia. Esa afección ha vuelto al deporte más popular de ese país en una disciplina de alto riesgo. Tres partidos fueron los que debieron padecer el odio de determinados ‘hinchas’ que terminaron de la peor forma.

Tremendo fue lo sucedido el pasado jueves cuando el conjunto de Bahía, que debía encarar al Sampaio Correia de Rondonia por la Copa Nordeste en el Arena Fontenova, sufrió un atentado con artefacto explosivo que fue arrojado contra el ónmibus que los transportaba al estadio ubicado en la ciudad de Salvador. Dicha bomba estalló contra una de las ventanillas del vehículo, provocando heridas en los futbolistas que allí viajaban.

Los causantes de este atentado están siendo buscados por la policía brasileña. Se sospecha que fueron los propios hinchas del Bahía, quienes unas semanas atrás irrumpieron en el entrenamiento del equipo para amenazarlos, exigiendo mejor actitud, luego del descenso a la Serie B en el Brasileirao 2020. El partido se jugó igual.

Pero, como si el atentado fuese poco, los estados sureños de Paraná y Rio Grande do Sul se tiñeron de vergüenza por la actitud de delincuentes que se hacen llamar «fantáticos»; el popular Paraná Clube perdió la categoría en el Campeonato Paranaense (torneo regional) al caer por 3-1 en Curitiba ante Uniao, pero a falta de cinco minutos para el cierre un grupo de malvivientes ingresó al campo de juego para agredir a sus propios futbolistas. Batalla campal y accionar policial con balas de goma. Paraná viene de descender a la Serie D (cuarta división) a nivel nacional.

Yendo unos 700 kilómetros al sur, más cerca del Uruguay, los pesos pesados Internacional y Gremio Porto-Alegrense se iban a ver las caras en el clásico 435 por el estadual de Río Grande do Sul conocido como «Campeonato Gaúcho». Claro, ‘se iban a ver’ porque el partido nunca pudo ser jugado. 

Un grupo de seguidores del Inter atacó con todo tipo de proyectiles al ómnibus que llevaba al equipo tricolor al Beira Rio. El ataque terminó con la lesión del futbolista paraguayo Mathias Villasanti que terminó hospitalizado con traumatismo de cráneo. El encuentro fue suspendido por la Federación Gaúcha de Futbol (FGF)

Fijate en

Solamente 13 campeones de Libertadores participarán en zona de Grupos

El próximo 7 de febrero arrancará la Copa Libertadores de América 2023 con sus habituales …