Boca silenció al Monumental gracias al oportunismo de Villa

No sólo la Boca festeja, también lo hace la mitad de Avellaneda. El Xeneize logró quedarse con la victoria sobre River en pleno Monumental gracias a un Sebastián Villa que vivo y oportuno supo generar controversia entre el arquero Franco Armani y el defensor Montiel para cortarse solo y anotar así el 1-0 que terminó siendo el de la victoria. Racing está que baila en una pata porque quedaron primeros en solitario en la Zona A.

¿Qué pasó en el Monumental? Pasó que la oncena de Battaglia sabía lo que quería. Dejaron jugar a River, esperaron atrás y, por momentos, no se movian de su zona defensiva. Zambrano y Rojo se pararon firmes frente a un Rossi que fue monumental con sus grandes atajadas, haciendo frente a un River que se sabía que iba a presionar arriba con los Enzo (Pérez y Fernández) por el centro detrás de Julián Álvarez y Ezequiel Barco que por fuera recibían el juego del Nico De la Cruz por una banda y de Simón por la otra.

Con ese panorama la defensa boquense debió soportar los embates, habida cuenta que los laterales se suman con Rojas y Casco, para meter más hombres y mayor presión.

Battaglia tuvo prestos al «Pol» Fernández cuidando la retaguardia, mientras que por la derecha Medina se paraba delante de Advíncula, el lateral, y por la izquierda Ramírez protegía a Frabra, siendo enganche Molina que intentaba conectar, sin éxtico con Benedetto y Villa.

River empujaba, provocaba faltas y amarillas para un Boca que arrancó condicionado porque Advíncula estaba algo descontrolado pegando en su zona, pegando y logrando una amarilla que lo dejaba condicionado para el resto de la puja.

Julián Álvarez se cortó solo ni bien empezó el juego, logrando entrar con peligro al área de Agustín Rossi pero su fuerte remate se fue cruzado. Barco intentó al ganarle la espalda a los defensores pero su tiro salió débil. En el minuto 32 vino el turno de Julián Álvarez que con total impunidad entró al área para quedar cara a cara con Rossi, solo que su fuerte remate fue desviado por el arquero, ahogando así el grito de gol de la multitud.

Atento a la amonestación del peruano Advíncula, Sebastián Battaglia lo sacó del campo en el entretiempo mandado a Figal, también puso en la cancha a Vázquez por un Benedetto que estaba con un estado gripal.

La respuesta de los cambios fue inmediata porque ni bien empezó la complementaria Vázquez se llevó puesta la defensa riverplatense con mucha velocidad y potencia, entrando por la derecha para sacar un remate que fue desviado por Armani. Boca advertía que podía.

En contrapartida River tuvo su chance pero Milton Casco no llegó a conectar. Habían pasado apenas ocho minutos del pitazo inicial. Cuando Boca no lo merecía apareció una jugada que pintaba para intrascendente por la izquierda, Sebastián Villa se jugó una patriada al encarar a Montiel y a Armani, generando una controversia entre ambos que dudaron en quien se encargaría de cortarlo, entonces el colombiano enganchó hacia atrás y con el arco libre puso el 1-0.

A partir de ahí Marcelo Gallardo puso la carne en el asador Mandando al Juanfer Quintero por Simón y Romero por Barco. De esa manera no perdían el rumbo del arco rival, generándole mucho trabajo a un Rossi que estaba con todas las luces, sacando balones de gol, especialmente el que le ahogó a Julián Álvarez con sus pies, y una atajada espectacular tras tiro libre de Quintero. Acto seguido una pelota de Álvarez se estrelló en la transversal.

Boca tuvo pocas chances, pero tras una jugada de Ramírez por la derecha, quien se la sirvió a Romero que entraba en el área chica, no pudo terminar en gol del paraguayo porque la sacaron justo de la línea, evitando que el Xeneize lapide en el minuto 75.

Los xeneizes se dedicaron a cortar el juego con faltas fuertes, cosechando varias amarillas. Se trataron de faltas tácticas, muy inteligentes, que lograron desconcertar y sacar del partido a un River que entró por el aro.

La cara de Marcelo Gallardo sobre el final del encuentro era de desconcierto puro. Finalmente, Boca ganó luego de cinco años en el Monumental para ponerse arriba en su zona junto a Estudiantes.

Fijate en

Peñarol: Once años sin pasar de fase en la Libertadores

El decano de la esta edición de la Copa Libertadores de América no pasó del …