Boca se mete de “cabeza” en la final

Boca Juniors se impuso por la mínima sobre Argentinos Juniors en La Bombonera y se mete en la final de la Copa de la Superliga. El “Licha” López ganó de cabeza y marcó en el complemento. Ambos terminaron con diez. Tigre será el rival por el título.

Por fin. Parecía que el xeneize no encontraba el rumbo del arco. Llegó a la semifinal sin hacer un gol y el hincha estaba más que preocupado. El ‘Pipa’ Benedetto no pega una y el ‘Kichán’ Pavón sigue sin embocarla.

Los boquenses ganaron un tremendo partido. Y decimos tremendo porque el mérito fue compartido con un Argentinos Juniors que no se guardó nada y que fue al frente con sus pibes surgidos del semillero.

En el Maradona habían igualado sin goles, sin embargo, Argentinos venía de remontar con San Lorenzo y de guapear en Avellaneda, eliminando a Independiente.

Los pibes de Diego Dabove sabían que ésto iba a ser bravo pero no imposible. Bregaron lindo. Aprovecharon cada milímetro de la cancha para buscar la posibilidad y la encontraron en más de una ocasión.

El equipo del ‘Lechuga’ Gustavo Alfaro sabía que esto no iba a ser nada sencillo, ni ahí. El ‘Bicho’ empujó desde el vamos y se convirtió en un problema para la faz defensiva boquense.

Mucha presión en los primeros 15′ por parte del equipo de Paternal; Sandoval tuvo una clarísima producto de un centro en el minuto 5′, la pelota se le enredó y finalmente el ‘Pipa’ Benedetto la revoleó.

Seguían los pibes del bicho presionando con Romero y Moyano como hombres de marca; Mac Allister movía las piolas, Batallini molestaba por la derecha y Hauche por la izquierda, mientras que Spinelli iba al choque en busca del gol con los gigantes Izquierdoz y Lisandro López.

Alfaro puso a Marcone como hombre de contención y al aguerrido Nahitan Nández también marcando pero, al haber tenido experiencia como atacante en Peñarol, colaboraba mucho con Pavón y Tévez.

La presión era tanta que en algún momento explotaba la Bombonera. Pelota recuperada por Benedetto. El Pipa se la filtró a Pavón pero éste no la pudo bajar y al intentarlo hacer salió tan larga que un atento Chaves corrió dentro de su área y la interceptó.

Argentinos probaba con el juego aéreo como uno de sus tantos recursos, pero también logró tirar pelotas entre Izquierdoz y López, ganándole la espalda a Marcone. Antes del descenso una pelota fue filtrada, Andrada debió salir al cruce, cerró el arco y obligó a Batallini a abrirse, en ese interín los defensores lograron bajar en cantidad, y aprovechando el tiempo, lograron que el atacante colorado pierda la oportunidad.

Había espacios por la manera ofensiva de jugar de Argentinos. El ‘Pipa’ Benedetto salió de contra, quedó solo frente a un desesperado Chaves, sacó un remate por encima del cuidapalos, pero como no anda con suerte la pelota se fue apenas por encima.

Franco Moyano debió abandonar el campo de juego por una molestia en el minuto 31′ y su lugar lo ocupó Francis Mac Allister.

La visita no se achicaba y apelaba a diferentes ardides, uno de ellos, el juego aéreo. Alexis Mac Allister la tuvo en el área pero su cabezazo se fue por poco.

Al arrancar el complemento Argentinos salió presionando. Apenas tres minutos iban cuando la presión ejercida frente al área boquense, terminó en una pelota jugada para Andrada, hombre que en el afán de sacarse el balón de encima se lo regaló a Batallini y éste sacó un remate que finalmente fue desviado con el puño por el arquero.

La fortuna comenzó a sonreírle a Boca porque una dura entrada de un Matías Romero, que había visto la amarilla en la primera etapa, le valió la roja y ahí Argentinos quedó con diez en la cancha.

Eufórico por la buena nueva, Boca aprovechó para presionar antes de que Dabove decida mover el banco de suplentes para suplir la ausencia, entonces tras una jugada colectiva impecable, vino el centro cruzado al segundo palo hacia el zaguero Lisandro López, el “Licha”, que había levantado la mano, recibió la pelota por arriba y aprovechando su altura ganó de cabeza y anotó el gol que hizo estallar a la Bombonera.

Dos cambios mandó Dabove, puso a Montero por Spinelli primero y luego mandó a Bobadilla por Batallini, pero Alfaro mandó a Villa para refrescar al ataque por Pavón y después quitó a Zárate y mandó a Campuzano.

Boca comenzó a cuidar el gol, pero no olvidaba el arco rival. Benedetto, solito de nuevo cabeceó pero la pelota se fue.

El juego tomó más sabor cuando Iván Marcone tuvo una dura entrada sobre un rival, el referí Facundo Tello no lo dudó y lo expulsó. Argentinos aprovechó la paridad y partió en busca del empate.

Andrada respondió más que bien. Boca pudo lapidar pero la pelota de Villa se dio contra el palo.

Los goles se hacen y no se merecen, entonces, la victoria boquense fue justa. Jugará la final con Tigre.

@lostribuneros