Belgrano aprobó con el susto de su vida el examen; campeonas de la Primera C

El Mario Kempes de Córdoba fue testigo de un partido impresionante jugado por las locales Belgrano ante Claypole por el cierre del torneo de la Primera C. Descomunal lo brindado por ambos equipos en un partido que en media hora iba 3-0 para las Piratas y que luego, por primera vez en el torneo, las tuvo abajo 4-3. Casi en modo ráfaga y faltando muy poco para el final las cordobesas lograron revertir el marcador y terminaron 5-4 y con el trofeo en las vitrinas.

Ambas estaban clasificadas luego de superar sus respectivas semifinales; Belgrano por primera vez había recibido dos goles en un partido, al ganarle ajustadamente por 3-2 a Newell’s Old Boys en la ciudad de Rafaela; Claypole, en cambio tuvo una victoria con resultado algo más holgado, tras imponerse por 3-1 sobre Fénix luego de ir 1-0 abajo.

Belgrano llevaba en 12 encuentros la friolera de 104 goles anotados contra apenas tres recibidos. Con ese currículum recibía a unas Tamberas que pasaron por varios estados durante el torneo de grupos, donde hasta de entrenador debieron cambiar para darle lugar al estratega Darío Vivier quien entra en escena en este partido, desnudando muchas flaquezas del equipo pirata.

Faltaban ocho minutos para jugar, con los equipos cambiados y listo para ingresar al campo cuando el delegado de Claypole fue notificado que la pieza fundamental del equipo «Mabu» Barrios, estaba inhabilitada por tener cinco amarillas, de ahí el trabajo de planificación de dos semanas cayó por la borda; Darío Vivier debió llamar a una suplente e indicarle que entre al campo de juego y que haga lo que pueda.

Roberta Echeverría pitó y ya las Piratas, impulsada por unos 12 mil aficionados, fueron con todo al arco de Vanina Carotta, logrando cuando apenas iban cuatro minutos, el primer gol. La defensa Tambera estaba totalmente perdida porque giraba en torno a Mabu Barrios que no estaba; la juvenil de 15 años Milagros Orbistondo, improvisada como zaguera central, había perdido las referencias, entonces le defensa se desbalanceó y de ahí llegó el segundo tanto de penal y en el minuto 31 el tercero.

Vivier debió hacer un cálculo mental rápido para achicar esta debacle, pues todas las pelotas les llegaban por el medio, entonces mandó las hermanas Bonzi, una de ellas de 17 años y la otra de 19, para que se encarguen de devolver el orden, cambiando radicalmente el dibujo táctico que dio frutos porque Belgrano no solo no llegaba, sino que la «Pitu» Vega y Jimena Romeo por primera vez comenzaron a aparecer en la cancha.

Más serenas las chicas de Claypole comenzaron a poner presión alta y de esa presión llegó un verdadero golazo de Cintia «Pitu» Vega, luego de que Jimena Romeo robe una pelota mal jugada por la defensa cordobesa, se la pase a la 10 y esta sacó un sablazo cuya pelota rebotó en la transversal para pegar en la espalda de la arquera y así descontar a 3-1.

En el complemento el cantar fue otro. Vivier modificó rápidamente el dibujo y con el correr de la complementaria fue mandando otros nombres al campo, como Karen Alvariza de 1,80 de estatura para pelear pelotas aéreas, incluso un cabezazo de ella fue salvado por la Ricca cuando iba con destino de gol, y a la pequeñita tractor que terminó siendo fundamental como la Guipildor, quien se deboró el campo de juego.

Las diferencias físicas eran notorias. Belgrano que es capaz de correr 120 minutos de corrido, fue desgastando a las tamberas, pero éstas fueron astutas porque con pelotazos al vacío fueron encontrando espacios, desequilibrando y desencajando a las locales.

Nuevamente Claypole roba un balón en campo de Belgrano. La propia Jimena Romeo se quedó con la pelota que era de una defensora para encarar y cuando por la derecha le picaba robando marcas la Pitu Vega, prefirió apelar a la individual para mardarse el segundo descuento e iban 3-2. El empate fue anotado por Gisella Fernández tras otra habilitación de la Romero, pase corto dentro del área de la Pitu Vega y la cosa estaba 3-3.

Anímicamente estaba diez puntos. Otra vez la Romeo tomó la pelota, se llevó al mundo por delante y finalmente cuando quedó cara a cara con la arquera pirata definió fría y calculadora para ahora revertir el marcador 3-4.

El grave defecto de las Tamberas fue no haber marcado ese quinto y lapidario tanto porque en lo anímico estaban en las nubes, pero goles errados son goles en contra, y así fue cuando las cordobesas entraron en profundidad por la banda izquierda desbordaron y así vino el 4-4 y a falta de ocho minutos para el cierre, de penal, dejaron las cosas 5-4.

La «Pepa» Gómez hizo los cuatro goles de Belgrano, en tanto Pilar Casas anotó el restante.

Primera aparición en AFA de Belgrano con llega no solo con ascenso sino que también con el título de campeón.

Fijate en

Berazategui 2-3 Rafaela, diez puntos para un partidazo que se jugaba por cumplir con el fixture

El pescado está todo vendido. Faltan apenas dos jornadas para terminar la Primera C del …