Balance 2016: Argentina al borde de un ataque de nervios

Haciendo un repaso como se suele con todo por estos días, en el fútbol se distingue claramente dos situaciones: la penosa, caótica de la Argentina y la agradable, cada vez más, del mundo. Mientras nuestro país se sigue enlodando cada día más en lugar de salir, afuera los distintos eventos han dejado mucho para el lindo recuerdo.

Empecemos por casa, bastante desordenada por cierto. Una AFA sin rumbo, el dinero que vuela de aquí para allá y no se sabe quién lo tiene o a quién le pertenece, deseos de poder que le hacen mal a los clubes, al fútbol y hasta a la Selección, porque si esta novela de poder sigue quién sabe que nos espera desde la FIFA. El fútbol sigue siendo histeria, tanto en la cancha como fuera de ella. En ese contexto continúa la organización y demás cuestiones aledañas a la pelota, que sin duda la manchan como alguna vez acotó Diego Maradona. Casi que se está al borde de un ataque de nervios.

Por suerte, en lo estrictamente deportivo, Lanús ratificó por qué es uno de los mejores clubes a todo nivel con su brillante título en el Torneo Transición, aquél corto que seguro ya nadie recuerda. Al menos, Boca y River terminan bien: los xeneizes, aún con la partida de su ídolo Carlos Tévez a China, comandan el retornado campeonato largo en busca de borrar antiguas heridas como su eliminación de la Copa Libertadores. Y qué decir del millonario, que sobre el final levantó un año algo flojo y volvió a la gloria con la Copa Argentina. Por lo demás, el ascenso sigue contaminado a pesar de su competitividad, con líos económicos y poca mano de la entidad supuestamente rectora.

En lo internacional, la Selección tuvo un año tan agitado como su fútbol nacional, aunque éste no esté representado en ella. El cambio de técnico de Gerardo Martino a Edgardo Bauza, la Copa América por segunda vez frustrada con el mismo rival Chile y por los mismos penales de 2015, las dudas con jugadores, los flojos resultados, las idas y vueltas de Messi, ciertos líos internos y con la prensa, la probable renuncia de Bauza, configuraron un panorama caótico y perjudicial para la albiceleste. El 3-0 a Colombia de la última fecha trajo un poco de agua al fuego, pero habrá que luchar para salir de ese incómodo, indeseable quinto puesto de repechaje mundialista. Mientras tanto, Brasil y Uruguay, comandados brillantemente por Neymar y Luis Suárez, van derecho a una nueva Copa del Mundo, y las demás plazas están para cualquiera, como en el resto de los continentes salvo Alemania, una potencia indetenible.

Yendo a Europa, y mientras la maquinita de Joachim Löw hace tabla rasa, Real Madrid ha sido el rey de los clubes con su undécima Champions League y su consagración en el Mundial de Clubes en Japón. Y su estrella Cristiano Ronaldo el más fulgurante de 2016, ya que aparte de sus logros madridistas ganó un inédito título con su Portugal en la Eurocopa, un imborrable torneo hecho en Francia. Por eso CR7 es sin duda el Balón de Oro 2016, aunque claro que otros merecen largamente ese premio.

En América, Atlético Nacional y el Chapecoense fueron exclusivos protagonistas de las Copas. Los colombianos volviendo a vencer en la Libertadores, y luego dándole una caricia a sus infortunados rivales brasileños en la Copa Sudamericana. No hay que dejar pasar, en este mundo ambicioso, egoísta, la enorme solidaridad para con el Chape tras su accidente aéreo, empezando por lo de los verdolagas, que le permitieron obtener la Copa sin jugar la final. A todo esto, la región se prepara en Ecuador para un nuevo Juventud de América, el Sudamericano Sub 20 que dará cuatro lugares al Mundial pero que mantendrá en vilo a la fervorosa afición de nuestra zona.

Otros hechos para destacar, buenos o malos. La creciente, preocupante violencia en Uruguay, el inédito título del Plaza Colonia en el vecino país, el del Leicester inglés en la Premier, el de Flandria en la B Metropolitana, el oro de Brasil en sus Juegos Olímpicos, el campeonato del Palmeiras, el de Chile con Juan Antonio Pizzi en la Copa América Centenario, esta vez sin ayuda ni líos, y entre las mujeres, la hegemonía de Corea del Norte que se llevó los dos juveniles de la FIFA, el Sub 17 en Jordania (Venezuela cuarto y Deyna Castellanos el mejor gol) y el Sub 20 en Papúa Nueva Guinea, mientras Alemania fue la mejor en los Juegos de Río. En 2017 la pelota seguirá rodando por todos lados. Y bien seguro, Tribunero.com estará ahí.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros