El conjunto catalán no la pasó nada bien en su visita al San Mamés por el arranque de La Liga. Con un presupuesto altísimo y la gran incorporación del campeón mundial y goleador franco-uruguayo Antoine Griezmann, los catalanes entraron con el objetivo de la victoria.

Todo mal. El uruguayo Luis Suárez duró 36′ en la cancha. Un tirón en uno de sus gemelos le obligó a pedir la sustitución y su lugar lo ocupó Rafinha.

Sin Messi en la cancha, víctima de una lesión, los culés debieron encarar la puja con un dibujo táctico diferente.

El ataque arrancó con el veloz Dembélé por la derecha y en la izquierda Griezmann, cambiando este último a centro delantero tras la lesión de Suárez.

Athletic, plagado de vascos y de españoles no se asustó contra el poderoso Barça y faltando dos minutos Aduriz, que llevaba apenas un minuto en la cancha, puso el 1-0.

Los vascos ganaron y el problema ahora es del Barcelona.

@lostribuneros