Asia: lucha reñida con las potencias en cabeza

Hemos llegado al ecuador de la liguilla decisiva de la fase de clasificación asiática para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, y las cinco jornadas restantes deberían deparar una lucha encarnizada en los Grupos A y B. Irán figura actualmente al frente del Grupo A, y Arabia Saudita, que espera regresar al fin a la cita mundialista tras una larga ausencia, lidera el Grupo B.

Durante las cinco primeras jornadas, Corea del Sur, Japón y Australia, que –junto a Irán– ya representaron al continente en la edición anterior, obtuvieron resultados variopintos y pisan los talones a los líderes. Por su parte, Emiratos Árabes Unidos y Uzbekistán figuran como peligrosos tapados. Matemáticamente, todas las seleciones pueden clasificarse todavía en los dos grupos, aunque la cosa pinta especialmente mal para China y Tailandia.

Dominio iraní y mano a mano entre surcoreanos y uzbekos

En el grupo A, Irán domina la liguilla desde la primera jornada, en que venció en casa a Qatar. La selección Melli ha obtenido 3 victorias y 2 empates, lo que la convierte en la única formación que permanece invicta durante toda esta fase de clasificación asiática. Es más, los persas no han encajado ningún gol desde que empezó la tercera ronda. Ese balance parece corroborar el planteamiento adoptado por el técnico portugués Carlos Queiroz, quien concede prioridad al resultado frente al fútbol vistoso.

La estabilidad de la selección iraní no sólo le ha permitido brillar en la competición preliminar de Rusia 2018, sino también en todos sus partidos disputados en 2016. Irán no sabe lo que es perder en este año, un logro del que Queiroz está muy orgulloso: “Mi equipo va progresando año tras año. Cuando empecé mi trabajo en Irán, sólo uno de nuestros jugadores militaba en Europa. Hoy, ya son 11. Hay que seguir trabajando para lograr lo imposible [clasificarse para dos Mundiales seguidos]”.

Por su parte, Corea del Sur sumó tres victorias ajustadas sobre China, Qatar y Uzbekistán, un empate contra Siria, y una derrota ante Irán. Tras un flojo comienzo contra China y Siria que puso en tela de juicio a su seleccionador, el alemán Uli Stielike, los surcoreanos despertaron y cerraron la primera vuelta imponiéndose a Uzbekistán, su rival directo por la segunda plaza. Los uzbekos, por cierto, comenzaron la liguilla con dos victorias, pero fueron perdiendo gas en las tres jornadas siguientes.

Pese a las circunstancias difíciles que sufre el fútbol sirio desde hace varios años, la selección nacional sorprendió a todo el mundo ocupando la 4ª posición del Grupo A. El seleccionador de Siria, Ayman Hakeem, analizaba esa situación para FIFA.com: “La determinación y la confianza que hemos adquirido con estos jugadores nos han permitido rubricar esta actuación, pese al contexto delicadísimo que vive el país”.

Siria consiguió vencer a China, un combinado que, como Qatar, cambió de seleccionador como consecuencia de sus resultados decepcionantes durante esta tercera ronda: el uruguayo Jorge Fossati sustituyó a su compatriota José Daniel Carreño al frente de Qatar, mientras que el italiano Marcello Lippi fue contratado por la Federación China de Fútbol. El ex campeón del mundo, no obstante, no logró derrotar a Qatar en la quinta jornada, y tendrá mucho trabajo por delante para dar a China una segunda clasificación para la cita mundialista que, actualmente, se antoja poco menos que un milagro.

Un duelo Este-Oeste

Tras haber brillado durante toda la segunda ronda, Arabia Saudita mantuvo el impulso adquirido y, actualmente, lidera el Grupo B con 3 victorias, 1 empate y 1 derrota (contra Japón en la quinta jornada). Los Samuráis azules parecen haber despertado tras un arranque decepcionante y, con 10 puntos, comparten la primera posición del quinteto con los saudíes.

Todo el mundo pensaba que Japón impondría su autoridad desde el principio, pero la derrota inicial concedida ante Emiratos Árabes Unidos pesó mucho en su trayectoria. A continuación, los hombres de Vahid Halilhodzic se repusieron derrotando a Tailandia, Irak y Arabia Saudita, sin olvidar un valioso empate a domicilio ante Australia.

Por su parte, la selección emiratí dio la sorpresa con esa famosa victoria sobre Japón, pero luego estuvo menos brillante; especialmente en sus dos derrotas contra Australia y Arabia Saudita. Aun así, los triunfos obtenidos sobre Tailandia e Irak le permiten estar con 9 puntos, empatada con Australia. Por tanto, se prevé una lucha muy reñida entre las cuatro primeras selecciones del grupo.

Irak y Tailandia, entretanto, se encuentran en una posición delicada. Los Leones de Mesopotamia sólo han registrado 1 victoria, precisamente frente a una Tailandia (4-0) que únicamente ha sumado 1 punto en 5 partidos.

Jornadas decisivas por delante

Las tres primeras jornadas de la segunda vuelta, que se disputarán entre marzo y junio de 2017, serán determinantes. Las formaciones punteras intentarán ampliar sus ventajas para obtener el billete antes de encarar los últimos partidos, en agosto y septiembre.

Cuatro selecciones se clasificarán directamente para Rusia 2018, pero la competición continuará para los terceros clasificados de cada grupo, que se enfrentarán a doble partido en octubre de 2017. El vencedor de esa eliminatoria se medirá en la repesca intercontinental al cuarto clasificado en la zona de la CONCACAF, el próximo noviembre.

El año 2017, por tanto, decidirá los nombres de todos los representantes asiáticos en Rusia. Habrá que ver si, por primera vez en la historia del Mundial, serán cinco y no cuatro…

Fuente: FIFA.com

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros