Argentina Sub 20: volver a la gloria

La selección Sub 20 de Argentina es la más exitosa de la categoría con seis Mundiales. Sin embargo, en el Campeonato Sudamericano, su recorrido no fue tan pródigo, incluso varias veces naufragó en él y se quedó sin la Copa del Mundo, como por ejemplo en nuestro país en 2013. Hoy, el campeón actual de la región debutará en Ecuador ante Perú, con la mira puesta en dejar atrás todos sus líos previos (nombramiento de técnico, plantel, preparación) y volver a la gloria que supo conseguir.

Argentina no jugó el primer Sudamericano de 1954 en Venezuela, apareciendo en 1958 en Chile, con Norberto “Torito” Raffo, a la postre gloria del Racing campeón del mundo, como goleador con 5 tantos y un segundo lugar. Pero sus actuaciones fueron más que discretas. Salvo el título de 1967, no brilló en el comienzo del certamen: sexto en 1964 sobre 7 equipos, tercero en 1971 y 1975, cuarto en 1974. El punto más alto de esos inicios fue el 29 de marzo del 67 en Asunción del Paraguay, cuando gracias a un sorteo con moneda, como se usaba, primero pasó de ronda sobre Colombia y luego derrotó en la final al local, tras igualar 2 a 2. Ese fue el primer éxito, ése sería el único en 30 años.

Porque luego la Selección Juvenil, tal su nombre entonces, alternó buenas con malas. En 1977 se quedó afuera del primer Mundial de Túnez en Venezuela en la primera ronda, y eso que tenía un zurdo número 10 llamado Diego Maradona. Pero Diego se tomó revancha dos años después en Montevideo, cuando ayudó al equipo de César Luis Menotti a ser segundo de Uruguay y clasificarse al certamen de Japón, que luego ganaría brillantemente. En Ecuador 81 hubo un pequeño retroceso, perdiendo por goleada con Brasil 0-4 y Uruguay 1-5, quedando tercero  y teniendo que jugar repechaje con Israel y Nueva Zelanda para ir a la Copa del Mundo. Lo mejor de los 80 fue en 1983, con el segundo lugar del equipo de Claudio García, Islas, Gabrich y compañía, más tarde subcampeón mundial de Brasil, su vencedor en el Sudamericano. En 1985 no se pasó la ronda inicial y en 1987 el tercer lugar final lo dejó nuevamente sin Mundial, volviendo para 1989 en Arabia Saudita, gracias al agónico tercer puesto de 1988 en el país del conjunto de Diego Simeone, Claudio Ubeda (su actual entrenador) y Antonio Mohamed. En 1991, Juan Esnaider y sus goles llevaron al conjunto de Reinaldo Merlo al tercer puesto y a Portugal 91, de donde fue excluido por mala conducta ante el local para el torneo de Australia en 1993.

Eran tiempos muy difíciles para el Sub 20, que no tenía la atención debida y mucho menos la difusión necesaria en los medios. Hasta que la llegada de José Pekerman y su gente fue una bisagra en la historia de los juveniles. Proyecto, preparación, selección de futbolistas y una identidad que cautivó a la gente y marcó época con su subcampeonato de Bolivia 95, el Mundial de Qatar, gente como Pena, Sorín, Ibagaza y Biagini,  y, tras 30 años, el título sudamericano en 1997 en Chile, con Riquelme, Aimar, Cambiasso y otras estrellas. El trabajo de Pekerman y seguidamente el de Hugo Tocalli y Francisco Ferraro arrojó más éxitos con la retención del título en Argentina 99, gracias a los 9 goles de Luciano Galletti y otros de Ernesto Farías; el segundo lugar en Ecuador 2001, preludio del espectacular Mundial en nuestras canchas; la cuarta corona en 2003 con Fernando Cavenaghi de artillero, más Zabaleta y Mascherano; el tercero en 2005, con un chico del Barcelona B que entraba en los segundos tiempos llamado Lionel Messi, y el segundo en 2007, último acto del gran equipo de José y sus ayudantes, con Chiquito Romero, Mercado, Banega y Di María.

Tras la inexplicable rescisión de contrato de la AFA CON Pekerman, Ferraro, Tocalli y sus cuerpos técnicos, Argentina volvió a la época de la improvisación, las frustraciones y hasta la eliminación humillante en las finales de 2009 y la primera ronda de 2013. En el medio hubo un tercer discreto lugar en 2011, que sólo sirvió para volver al Mundial pero que lo dejó afuera de los Juegos Olímpicos de Londres. Entrenadores como Sergio Batista, Walter Perazzo y Marcelo Trobbiani pasaron sin resultado, lo mismo que muy pocos jugadores con futuro, un tema que hoy mismo preocupa  pero que no parece hacerlo a la entidad madre. En 2015, Humberto Grondona tomó el mando de la selección y la sacó por fin campeona contra todo pronóstico en Uruguay, llevándola además a los Juegos de Río 2016, con los 9 goles de Giovanni Simeone.

Pero los errores, líos, idas y vueltas surgidas de este desgobierno de la AFA incidieron en los últimos meses, como lo demostró la pobre actuación en los Olímpicos, afuera con Honduras en la primera ronda, con la novela ya conocida. el campeonato obtenido en el famoso torneo del´Alcudia en España tampoco puede tapar el bosque de un presente desatinado, gris, discreto, más acorde a esos años de pobreza 70 y 80, donde se era incapaz de grandes resultados, que a lo que un país como Argentina merece. Hoy, el estadio Olímpico de Ibarra espera a un puñado de nuevas ilusiones. De ganar, de salir campeón, y sobre todo, de confirmar la historia de éxitos.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros