Argentina perdió por caerse en el momento decisivo

0
69

Simple y directo, conciso y contundente. Sin encabezados, sin presentaciones, la pregunta de los 45 millones tiene respuesta. ¿Cómo entender que Argentina perdió después de las maravillas que había hecho durante su camino a la final? Es que justamente, esas maravillas no se repitieron en el partido decisivo, el final, el más importante de la Copa América Centenario.

Se habían ganado 5 partidos, cuatro de ellos por goleada. Se habían marcado 18 tantos en ellos. De esos 18, Messi hizo cinco, uno para superar el récord de máximo artillero argentino, más todo su repertorio brilloso. Higuaín, que andaba divorciado de la red, había marcado tres veces en dos cotejos. Banega y Di María habían mostrado un rendimiento excepcional.

Muy bien, de ese conjunto de bondades no se vio un átomo en la final ante Chile. Con semejante puñado de futbolistas exitosos, mediocampistas de talento, delanteros que hacen goles acá y acullá, que todas las semanas establecen nuevas marcas (Higuaín en Italia, Di María en Francia, Messi en España, Agüero en Inglaterra) no cabía otro cuadro para colgar de la pared que un triunfo rotundo, como el de 30 años antes en el Mundial de México 86. Pero cada uno y el equipo no mostraron casi nada de todo ello, por el contrario, exhibieron la misma imagen timorata de los últimos años que es sinónimo, lamentable por cierto, de la Selección argentina. Así de simple, directo, conciso y contundente. Argentina se cayó en el momento decisivo. Y eso, para esta constelación de estrellas, es un pecado.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

 

No hay comentarios