Argentina: basta de apellidos pesados sin peso 

Casi siempre la gente, los periodistas, nos llenamos de amor y adoración por los grandiosos dioses del fútbol de Europa. Messi, Di María, Paredes, Lautaro Martínez, o nuevos como De Paul, Romero, Molina. Casi siempre terminamos cayendo en la desilusión, el fracaso, casi el fraude. Son apellidos muy lindos en los grandes clubes de las grandes ligas que, cuando defienden a su conjunto nacional, pesan menos que un pedacito de algodón.

Uno lee la formación argentina antes de este desastre 1-2 con un tal Arabia Saudita y se vuelve loco, como si fuera hincha. Después, su profesión y los hechos lo despiertan. Y vuelve a dejar clara la realidad. ¿Son estos grandes nombres los mejores? ¿No son los que supieron derrotar y humillar a Brasil en el Maracaná para ganar una Copa América? Entonces, ¿cómo que ahora en diez minutitos se dejan dar vuelta un marcador favorable y pierden con este pequeño equipo saudita?

Por desgracia, si seguimos enamorados perdidamente de estos grandes apellidos, es muy probable que sigamos cayendo en desilusión. Como esa novia que tanto queremos que sin embargo no nos da la hora y está con otro, y nosotros seguimos insistiendo. Argentina debe poner lo mejor en la cancha, no lo más famoso, no lo más sonoro. Porque ahora hay que ganar, como siempre, pero esta vez más que nunca, a México y Polonia, que ni remotamente son Arabia Saudita y que complican el pase a octavos de final. Y si se continúa con esta onda, difícil es que las cosas cambien. Difícil que nos ganemos la novia si no se cambia de idea.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

Fijate en

Australia se rinde a los pies de Messi: «Legendario talismán»

Los Socceroos se rinden a los pies del equipo argentino pero especialmente a los pies …