Angola, progreso en muy poco tiempo

A pesar de que en los comienzos del siglo XX ya existía su fútbol, Angola recién empezó a desarrollar este deporte a partir de su independencia en 1975. Y desde entonces, el “futebol” ha ido en progreso constante, desde su famosa liga Girabola  hasta llegar a un Mundial, competir en el exigente marco africano y ser uno de los centros de la cultura del bello país del suroeste, limítrofe con la República Democrática del Congo, Congo, Zambia y Namibia, bañado por el Océano Atlántico.

Los primeros datos del deporte rey en la tierra del petróleo son de 1912, cuando se fundó el Ferrovía Club de Luanda, la capital, que en 1915 organizó su liga propia. El primer campeonato nacional se celebró en 1941, cuando el territorio era plena colonia de Portugal, el país que había llegado a sus costas alrededor de cuatro siglos antes. El primer campeón fue el Sporting Clube de Luanda, que repitió en los años siguientes. Pero la gran historia angoleña (su gentilicio correcto) se dio lógicamente con su independencia, el 11 de noviembre de 1975, tras un complejo proceso de guerra que sin embargo continuó por largo tiempo. Por la situación, el campeonato de 1975 que lideraba el Recreativo da Cahala fue abandonado, y no se volvió a disputar hasta 1979, cuando fue fundada la Federaçao  Angolana de Futebol, que en 1980 se afilió a la CAF y a la FIFA, siendo el Primeiro de Agosto, el actual campeón, el primero en consagrarse en el 79. . Igualmente, en 1976 la selección rojinegra empezó a escribir su historia: el 8 de febrero del 76 disputó su primer encuentro, perdiendo 2-3 ante Congo de visitante, con goles de Geovetti y Nelson.

Ese fue el inicio de una vida que, poco a poco, al compás de los sucesos de la nación, fue tratando de progresar. En los años 80, Angola sólo jugaba a nivel continental, tanto amistosos con países de habla portuguesa (Mozambique, Santo Tomé y Príncipe) como la clasificación para la Copa Africana de Naciones, de la que tomó parte por primera vez en 1981. En 1984 y 1985 lo hizo para un Mundial, el de México, y puso en aprietos a la Argelia de Belloumi y Madjer, a la que casi elimina de visitante, hasta que a los 87 minutos los árabes marcaron el 3-2 necesario. Dos años más tarde, llegó a la final de los Juegos de Africa Central cayendo ante Camerún. Y aunque no se presentó para la previa de la CAN de Egipto 86, sí volvió para la de Italia 90, donde tras superar a Sudán a domicilio le hizo fuerza a Nigeria y Camerún, el equipo que luego derrotaría a Argentina y llegaría a cuartos de final. A los Leones Indomables les empató ambos encuentros, y con las Aguilas fue 2-2 de local y un ajustado 0-1 afuera.  Asimismo, participó en eliminatorias de Juegos Olímpicos, previas de la CAN  y torneos regionales. En ese tiempo, Jesús y Maluca, goleadores de la Girabola, eran figuras de la selección.

Los comienzos de los 90 no fueron tan fructíferos para Angola. Aún envuelto en la guerra post independencia, culminada en 1992, el equipo nacional jugó eliminatorias de Africa y del Mundial sin éxito. Incluso debió cancelar en 1993 un partido con Togo en Luanda por la situación política aún reinante. Hasta que a mediados de 1995 arribó a su primera Copa Africana, ganando el Grupo 6 con autoridad. Y en Sudáfrica hizo su esttreno, con una convincente actuación con derrotas por la mínima ante Egipto y el local y un 3-3 a Camerún, a quien casi lo elimina. Akwa, el mayor goleador de su vida, Paulao y Joni, entre otros, eran las estrellas de los Palancas Negras (antílopes negros), su apodo.

Pero los siguientes años volvió al ostracismo, marginado de las CAN y Mundiales, pese a buenas tareas con grandes del continente, y sólo logró su primer título, la Copa regional COSAFA, la del sur, en 1999, que repetiría en 2001 y 2004. Sin embargo, de a poco el desarrollo del deporte en el país se fue notando. En 2001, los juveniles Sub 20 ganaron un inédito certamen africano y se clasificaron por primera y única vez al Mundial, en Argentina, donde llegaron hasta octavos de final. La base de ese equipo, Lama, Chinho, Zé Kalanga, Mendonça, Figueredo, Gilberto  y Mantorras, más el técnico, el local Luis de Oliveira Gonçalves, fue la que produjo el hito más importante hasta hoy de su corta, joven historia.

Porque en 2005, en una campaña excepcional, que incluyó un gran 1-0 a Nigeria, y luego de ganarle a Ruanda de visitante con un cabezazo de Akwa faltando 10 minutos, aquel 8 de octubre Angola se clasificó a su hasta hoy único Mundial, el de Alemania 2006. Esa gloriosa tarde de Kigali los Palancas fueronJoao Ricardo; Lebo Lebo, Jacinto, Yamba Ahsa, Jamba; Figueiredo (Zé Kalanga 68´), André, Gilberto, Mendonça (Mateus 55´); Flavio (Mantorras 60´) y Akwa. Fue tal la explosión de alegría del fervoroso público angoleño que el presidente José Eduardo Dos Santos, en el cargo desde 1991, decretó feriado al día siguiente. Y allá fueron los de Oliveira Gonçalves, cumpliendo una más que decorosa presencia: 0-1 con Portugal de Cristiano Ronaldo, Figo y Pauleta, 0-0 con el México de Ricardo La Volpe, donde su arquero Joao Ricardo fue una muralla, y un 1-1 con Irán, donde si ganaban tenían chance de pasar y enfrentar a Argentina, aunque el gol de Flavio no alcanzó.

A pesar de semejante momento, el equipo no logró consolidar ese tiempo. En 2006 volvió a la CAN pero no pasó la primera fase, en cambio en 2008 y 2010, ésta en la que fue anfitrión, llegó a cuartos de final. Luego entró a las de 2012 y 2013 pero tampoco atravesó la primera eliminatoria, y ya no pudo arribar a las últimas dos, 2015 y la próxima de Gabón. Tampoco estuvo cerca del Mundial, pese a contar otra vez con Oliveira de DT, con campañas muy lejanas de aquellos días de gloria de 2005. Los jóvenes le dieron recambio a la selección, pero no lograron meterse en las finales de los torneos. El único halago de estos años para Angola fue el subcampeonato conseguido en 2011 en el Campeonato Africano de Naciones, CHAN, en Sudán, el certamen para futbolistas afincados en el continente.

Luego de la eliminación del Mundial de Rusia 2018 a manos de Sudáfrica (1-3 en Luanda y 0-1 en Durban), José Kilamba ha tomado las riendas del equipo nacional, y ahora sólo pone la mira en competiciones de menor relieve, como buscar llegar a una nueva CHAN o la COSAFA 2018; por su parte, los Sub 17 intentarán algo en la CAN de Madagascar en año que viene. Mientras tanto, Angola ocupa el puesto 89 en el ránking FIFA y continúa con su bien organizada Girabola, que cuenta con 16 equipos, con el popular Primeiro de Agosto como campeón y el Petro Atlético de Luanda, segundo este año, como el más ganador con 15 títulos. Existe la Gira Angola, la segunda división con 18 clubes, la Taça (Copa) del país y la Supercopa, aparte de los torneos provinciales y regionales por todo el territorio. Porque en sus muchos complejos deportivos, escuelas y canchas, la “bola” sigue girando. Y con un progreso asombroso en sólo 40 años de existencia. Así que Angola tiene materia para seguir haciéndolo.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros