Adiós a un grande: Falleció Alejandro Sabella

El mundo del fútbol de Argentina vuelve a teñirse de luto; Alejandro «Pachorra» Sabella dejó de existir en la víspera de este martes 8 de diciembre. Tenía 66 años.

Sabalella dejó este mundo víctima de una enfermedad cardíaca que lo aquejaba desde hace unos años. Este hombre nacido en 1954, en su etapa como entrenador llevó a la selección argentina a jugar la final de un mundial tras 24 años e hizo estallar de júbilo a los hinchas de Estudiantes de La Plata al ganar la Copa Libertadores de América tras 39 años.

Nació en el momento incorrecto.
El Pachorra era un diez exquisito e inteligente surgido de las inferiores de River Plate cuentan los veteranos que lo vieron jugar, pero que no llegó a ser una estrella como futbolista porque delante suyo estuvieron verdaderos monstruos que hacían una sombra enorme aquien pretenda sucederles; el Beto Alonso, en River, Ricardo Bochini y un tal Diego Armando Maradona se cruzaron en su pretensión de quedarse con la 10 de la selección argentina.

Pasó por Inglaterra donde jugó el Sheffield United, que por esos tiempos estaba en tercera división, hasta saltar al Leeds United que jugaba en primera. Sin embargo, la guerra de las Malvinas obligó su retorno a la Argentina donde recaló en Estudiantes, siendo campeón local.

Hablaba portugués porque fue jugador del Gremio Porto Alegrense. Jugó también en el Irapuato de México. También jugó en Ferro Carril Oeste.

Comenzó como ayudante de Daniel Passarella en la selección argentina y en la uruguaya, Parma, Monterrey, Corinthians y River.

En 2009 tuvo su primera experiencia con Estudiantes, club del que se declaró hincha por el cariño recibido allí (era de Boca Juniors), llevando al Pincha a ganarle contra todo pronóstico a Cruzeiro en pleno Mineirâo en 2009, logrando la cuarta Libertadores para el club.

Sabella venía mal de salud pero quien terminó con su vida fue un virus intrahospitalario.

@lostribuneros

Fijate en

Messi conectó con el espirítu del Diego para que Argentina se meta entre los ocho mejores

Para ser campeón hay que ganar, lógico, se cae de la rama, pero bueno es …