Abel Ferreira, exitoso técnico de Palmeiras dejó todo en Portugal para hacerse la América

Le preguntaron si estaba loco de irse a América del Sur para probar suerte. Mal no le iba en Europa, pues luego de surgir como técnico del Braga de la primera división de su natal Portugal, pasó a dirigir al PAOK Salónica de Grecia done recibió la friolera de 2 millones de euros, dinero que sin dudas lo dejaba cómodo para toda la vida. Sin embargo, cuando se trató de jugar Champions League con el conjunto helénico nada menos que con Ajax con dos polémicos penales y en la tercera ronda clasificatoria. En su experiencia en Europa League hicieron agua ante el débil Slovan de Bratilsava. Sin embargo dejó una huella en el PAOK porque además de ponerlo segundo en el torneo griego, estableció la marca de 51 partidos sin perder.

Con este panorama llegó a su familia para contarle que el prestigioso Palmeiras de la ciudad brasileña de San Pablo había aceptado su proyecto. Acto seguido la familia le preguntó si estaba loco al hombre nacido un 22 de diciembre de 1978 en la ciudad lusitana de Penafiel.

Desafiando a su propia familia para llegar un lugar con fama de peligroso tomó las valijas y voló a la aventura en un nuevo continente.

“Fui en contra de todo y de todos en mi familia. Mis padres me dijeron: ¡No te vayas! Mi mujer también. Y yo le dije: Si me quieres me seguirás queriendo, pero me voy”. Abel se la jugó “por convicciones propias”.

Admitió saber que el promedio de duración de los técnicos en el país sudamericano es de tres meses. “Quería tener un equipo con recursos y cuando llegas aquí encuentras un equipo que le faltaba, más que nada, creer en sí mismo”.

“Supe oír al jugador. Tengo dos oídos para escuchar y una boca para hablar”, expresó en una nota a un medio brasileño.

Un 5 de noviembre de 2020 debutó en el fútbol brasileño con victoria sobre Bragantino por la Copa de Brasil, luego llegó la hora de jugar por el Brasileirao donde le pasaron la factura al Vasco da Gama, también de local.

Resistido por la hinchada de los cerditos (porcos) porque su estilo de juego, a su entender, era ultradefensivo, hizo oídos sordos e incentivó a su oncena para llevarlo a ganar la Copa Libertadores 2020 en el Maracaná ante Santos en enero de 2021 por causa de la pandemia de Covid19. Insólitamente, ese mismo año, volvió a jugar la final de la Libertadores en noviembre y, contra todo pronóstico en la ciudad de Montevideo, con muy poco apoyo por parte de la parcialidad que directamente no acompañó al Centenario, derrotaron a un Flamengo que colmó al Coloso de Cemento.

Siendo poco querido por la parcialidad pero sí por los directivos Abel renovó su contrato en el Porco para 2022, dejándoles de regalo la Recopa Sudamericana derrotando al Athletico Paranaense. Facturó el Campeonato Paulista dándole una paliza histórica a un Sao Paulo que por la ida había ganado 3-1, cerrando 4-0 y a levantar la copa. Como broche de oro cerró el año ganando el campeonato brasileño, siendo ese su sexto título.

Fijate en

Uruguay empató y cortó su furia, pero se viene con todo para el hexagonal Sub 20

Este sábado culminó en Colombia la primera fase del Campeonato Sudamericano Sub 20 y se …