A ritmo de candombe Peñarol bailó a Nacional

El clásico más viejo de América tuvo la primera edición del año y acabó con un comodísimo triunfo de Peñarol por 2-0 sobre Nacional. Hubo un expulsado por bando. Lindo partido.

Cuando se habla de “clásico” en Uruguay, no existe eso de que se trata de partido de verano, de práctica o a beneficio. Un Peñarol – Nacional es un partido clásico, un partido especial, donde nadie quiere perder ni ahí.

Como suele suceder, el partido fue disputado a cara de perro, donde cada jugador se convierte en gladiador y entran enchufados a miles de voltios.

Fue tan así la cosa que Peñarol entró con toda la energía y el empuje necesario para pretender ganar un partido de esta envergadura. Los bríos eran tales que en el minuto 24 de juego, el referí debió expulsar a un jugador por bando.

Los ferroviarios fueron por el primer gol, pero el arquero panameño Luis Mejía quitó del buche una pelota que estaba al borde de ser colada en el arco, pero, tras la disputa del mismo, el atacante Fabián Estoyanoff chocó con el cuidapalos. Al principio no se entendió la airada reacción el arquero, quien le propinó un golpe al atacante peñarolense. Sin embargo, la repetición mostró que el “Lolo” le dio un golpe de puño a su adversario.

Con diez en la cancha Peñarol se sintió más cómodo y avasalló a Nacional en momentos clave. En el complemento Agustín Canobbio entró al área, encaró al arquero sustituto “bolso” y le pagó tan mal a la pelota que lo engañó y puso el 1-0.

Tranquilo, el mirasol aprovechó los nervios y desesperación del equipo del “Fede” Domínguez, y fue por un segundo tanto que llegó rápidamente gracias al “Toro” Fernández.

El 2-0 fue mentiroso porque Peñarol bien pudo haber ganado por un marcador más amplio, pero qué le importa al hincha, si luego de todo se logró el objetivo. Llevan una racha de ocho partidos sin conocer la derrota ante este histórico adversario, es decir, arriba de dos años.

@lostribuneros