Messi se hizo la fiesta con el Manchester

Doblete de la Pulga Messi sobre el Manchester United en el Camp Nou y clasificación a semifinales de la Champions League. Barcelona goleó en una tarde horrible para David de Gea y compañía.

Genialidad de Messi más errores propios del Manchester United posibilitaron la goleada del conjunto catalán y la fácil clasificación a la fase previa a la final del máximo torneo continental europeo.

Cuando la UEFA sorteó esta llave, todos decíamos que se trataría de un gran partido con pronóstico reservado, dado a que los Diablos Rojos de la mano de Ole Solskjaer venían dejando rivales por el camino, ante un Barcelona que quiere levantar el trofeo que fue ganado tres veces consecutiva por sus archirrivales de Real Madrid.

Sin embargo, los culés dieron el gran paso en Old Trafford al vencer, y llevaron la definición a casa con medio pasaje en el bolsillo. La obligación, entonces, la tenía Manchester.

Pero, el desdibujado equipo inglés hizo lo que pudo en el Camp Nou, y decir esto es podría ser un atenuante, para no ser tan crueles.

Barcelona en los primeros minutos tuvo un tiro penal a su favor, pero el VAR tiró todo para atrás, al considerar que lo sancionado por el referí se trató de un error, ya que Rakitic cayó solo en el área.

Rápidamente olvidaron esto los locales y siguieron en la lucha; pelota mal jugada sobre el lateral izquierdo inglés, futbolista que no tiene en cuenta de que frente a sí estaban monstruos como Suárez y Messi y, que, en lugar de revolearla como en el campito, quiso salir jugando, la “Pulga” se lo robó, ganó todo el tiempo y espacio del mundo, sacó un remate furibundo que acabó en el 1-0 en apenas 15′.

Cuatro minutos pasaron nomás y uno se pregunta ¿dónde estaría De Gea?, ya que el argentino Messi recibió una pelota robada en los tres cuartos de campo de juego, tuvo tiempo para encarar a los zagueros ingleses que hicieron lo lógico, que era incomodarlo y no dejarlo entrar al área, por lo que el rosarino no tuvo otra que sacar un remate con su pierna de “palo”, la derecha, pero ese intrascendente remate rastrero y sin peligro, se le filtró al arquero español y se acabó convirtiendo en un insólito tanto.

En apenas 20′ los culés estaban dos goles abajo, sin contar el recibido fuera de casa, por lo que debían revertir esto y por goleada; tiempo sobraba para buscar la hazaña, pero faltaba juego y moral en los británicos.

El baile se dio por parte de los catalanes. Jugaron para la ovación de los hinchas. El dominio del balón y de las acciones fue tremendo, y el broche de oro lo puso en el minuto 60 el brasileño Philippe Coutinho: 3-0.

Barcelona es semifinalista y espera rival.

@lostribuneros