¡60 personas fueron al Mané Garrincha!

No hay calificativo para este verdadero desastres vivido en el inmenso estadio mundialista Mané Garrincha de Brasilia. Apenas 60 aficionados se dieron a la cita en este coloso de 72.000 asientos.

Jugaban Real ante Santa María por el campeonato Brasiliense, cuando al pitazo inicial del referí de la contienda se notaba el estadio vacío con apenas algunas personas dispersas en las graderías.

El encuentro acabó 4-1 para Real pero eso hasta pasó inadvertido, sin embargo, lo que trascendió fue que recaudaron unos 137 dólares y que vendieron 60 boletos.

Cerca de 400 millones de dólares invirtieron en la reconstrucción de este estadio de cara al Mundial de 2014, y en 2017 ya habían tenido una sorpresa igual cuando estos mismos rivales llegaron 78 aficionados.

Es sabido que el fútbol en distrito federal no llama la atención para nada ni sus equipos figuran, siquiera, a nivel nacional, pero llegar a vender un poco más de medio centenar de entradas es vergonzoso. No llegan a cubrir gasto alguno, habida cuenta de que cambiaron hace muy poco el terreno de juego, algo que costó un verdadero dineral.

También, es cierto, que la organización de torneo mandó este encuentro para un lunes a las 15:30. Tras llovido, mojado.

Quienes salvan los gastos son los clubes forasteros, especialmente los de Río de Janeiro, que, curiosamente, en lugar de jugar los partidos de su región en su propia región, viajan a la capital federal y en el Mané Garrincha disputan sus clásicos y allí sí los brasilienses van en masa y colman sus 72 mil lugares.

@lostribuneros