Tailandia, un escalón debajo de los importantes

El fútbol en Asia tiene claros dominadores. En una escalera imaginaria, Corea, Japón, Irán, Arabia Saudita y otros países del Golfo son los importantes, con China como cercano competidor. Pero en los últimos tiempos se han sumado nuevos protagonistas. Y uno de ellos es Tailandia, la tierra del budismo, los reyes, los golpes de estado y ciertos fenómenos naturales nefastos. Con el desarrollo de su Liga y su selección, ha conquistado el sudeste continental y se ubica un escalón debajo de ellos.

Aunque su historia con la pelota comienza en 1916, con la creación de la Thailand Football Association y la Yai Cup como campeonato, recién en 1925 se afilió a la FIFA y, en 1957, a la AFC, la Confederación Asiática, curiosamente un año después de su arranque internacional, en 1956, con una derrota 1-3 ante la antigua Vietnam del Sur en Saigón. Ese mismo año participó de su primer torneo relevante, los Juegos Olímpicos de Melbourne (Australia), donde se fue tras su 0-9 ante Gran Bretaña. En 1959 comenzó su vida en Asia y fue segundo en los Juegos de la ASEAN, la Asociación de Naciones del sudeste. En ella obtuvo su primer título, compartido con Birmania (actual Myanmar) en 1965, el que fue el inicial de sus 15 de la competición. En 1966 fue tercero en su país de los Juegos Asiáticos y en 1968 volvió a los Olímpicos, en México, perdiendo sus tres encuentros por goleada.

Sin duda el momento más resonante de Tailandia fue en 1972, siempre en Asia pero ya a gran nivel. Ese año organizó su primera Copa de Naciones, el símil de la Copa América o la Eurocopa, y aunque no ganó ningún partido, le hizo fuerza a Corea del Sur en la semifinal, perdida por penales, y obtuvo el tercer lugar por la misma forma ante Camboya. Un año después, tuvo su debut mundialista con las eliminatorias para Alemania 74, donde como casi siempre que participó quedó rápidamente marginado. En los años 70, 80 y parte de los 90, sus éxitos se circunscribieron al sudeste, con más títulos en los Juegos de la región, en la que fue casi único dominador. También tuvo una buena actuación en los Asiáticos de 1990, cuarto en China.

Pero 1996 fue el año de los rojos Thais. Comandados por su actual entrenador, el goleador Kiatisuk Senamuang, se llevaron la primera edición del Campeonato de la ASEAN en Singapur, entonces la Tiger Cup, y volvieron a la Copa De Naciones en Emiratos Arabes Unidos, iniciando una serie de cuatro apariciones seguidas, incluso siendo coanfitriones en 2007 junto a Indonesia, Vietnam y Malasia, aunque nunca pudieron pasar la ronda de grupos. Ese 96, además, nació la Liga profesional, la actual Thai Premier League, reemplazante de la antigua Copa Kor Royal, sucesora de la Yai Cup, que igualmente se sigue disputando entre el campeón nacional y el ganador de la Copa. Bangkok Bank FC fue el primer consagrado de la nueva etapa.

Desde entonces el fútbol en Tailandia ganó tanta popularidad como el Muay Thai, el deporte nacional, una especie de kick boxing. En 1998 y 2002 la selección fue cuarta en los Juegos Asiáticos, mientras en 2000 y 2002 se llevó dos Campeonatos más de la ASEAN. Y aparte de sus muchos logros regionales, en 2001 llegó por primera vez a la fase final de las eliminatorias del Mundial, en este caso para Corea del Sur y Japón. Gracias a los goles de Senamuang y sus compañeros cumplió buena tarea entrando entre los 10 postulantes a las cuatro plazas a la Copa, pero quedó en quinto lugar del Grupo A, con Arabia e Irán entre otros.

Después de sus varias apariciones en la Copa de Naciones y demás torneos continentales, Tailandia tuvo un bajón hasta comienzos de 2014, cuando volvió a campeonar en la ASEAN y fue cuarto en los Juegos. Y liderado por Senamuang desde el banco y con su estrella Teerasil Dangda, alguna vez jugador del Almería español y pretendido por el Manchester United, se metió de nuevo en las finales mundialistas para Rusia 2018 y ganó sin dudas el reciente campeonato de la ASEAN por quinta vez, tras derrotar 2-0 a Indonesia en su estadio Rajamangala de la popular Bangkok, capital del reino. En Asia y el sudeste, Tailandia ha hecho historia. Pero, como se aprecia en la actual eliminatoria donde va último y casi afuera de Rusia, tiene un escalón más que subir para llegar a las grandes potencias.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros