Subir y bajar, la maldición de San Martín de Tucumán

Un hecho de lo más curioso se vuelve a producir para el gran San Martín de Tucumán, primer descendido de la Superliga a la Primera B Nacional en la noche de este domingo al perder en su cancha con Boca Juniors 4 a 1. Por cuarta vez, el “santo” desciende en la misma temporada que ascendió a la Primera, sin contar sus participaciones en los Campeonatos Nacionales de los 70 y 80.

Una real maldición persigue al conjunto rojiblanco. En 1988 hizo la hazaña de subir dos categorías en poco tiempo, primero a la B Nacional desde el Torneo del Interior y luego, sin jugar la Segunda, a Primera gracias al Torneo Reducido donde tenía derecho a participar. Ya en Primera volvió a dar el golpe al golear 6-1 a Boca en la Bombonera, pero en 1989 bajó a la B Nacional. Volvió para 1992, al vencer a ALmirante Brown en el Reducido, en recordada final donde ganó en la Ciudadela tucumana e igualó 1-1 en Isidro Casanova, pero en 1993 tuvo que descender por segunda vez.

Tras años de seguir cayendo al Argentino a y hasta a su liga de origen, San Martín regresó gloriosamente en 2008, veinte años después de la epopeya del 88. Sin embargo, y a pesar de buena campaña como las anteriores, descendió en 2009, dándole su lugar justo a su archirrival Atlético, cuya hinchada cantaba “siga el baile al compás del tamboril, a Primera el decano, al descenso San Martín”. A mediados de 2018 tuvo su cuarto ascenso al arrasar a Sarmiento en su provincia 5-1 en la decisión del Reducido, sin embargo otra vez los malos resultados lo colocaron en el fondo de los promedios y, por ende, en un nuevo descenso a la B Nacional. Y eso que trajo al famoso salvador Ricardo Caruso Lombardi para evitarlo, pero no le alcanzó.

Será hasta una nueva vuelta para San Martín. Cuando tenga una nueva chance de romper esa maldición de subir y bajar de la élite del fútbol argentino.

Diego Martín Yamus.
diegoanita@hotmail.com.ar