San Lorenzo sufrió para ganarle a un equipo semiprofesional y está en la final

El campeón de la Copa Libertadores, San Lorenzo, debutó con triunfo en el Mundial de Clubes de Marruecos, tras superar en la prórroga al Auckland City de Nueva Zelanda. Los Cuervos jugarán la final el sábado ante Real Madrid.

San Lorenzo sudó sangre y lágrimas para superar a un equipo compuesto por un «mix» de jugadores profesionales y amateur, que es el hexacampeón del fútbol de Oceanía, en la ciudad de Marrakech.

El Ciclón no jugó nada bien y se pareció mucho al equipo displicente que jugó el Torneo de Transición y que acabó sin pena ni gloria.

Había mucha expectativa en las graderías, los casi 10.000 hinchas que viajaron a Marruecos empujaron desde las tribunas y los jugadores hacían lo que podían.

Los neozelandeses, equipo limitado si los hay, jugó con mucha dignidad y sintió el desgaste de los dos partidos que tuvo anteriormente; se mostró aguerrido y muy bien armado, lo que desnudó las debilidades del equipo de Boedo.

Auckland, prácticamente no llegó, pero cuando lo hizo avisó; el argentino Emiliano Tade sacó un remate desde afuera del área, cuando iban 10’.

No pasaba nada. Los campeones de Oceanía no molestaban ni eran molestados por los ganadores de la Libertadores.

El tiempo expiraba. San Lorenzo, con mejores individualidades pero no con un mejor equipo, logró ponerse en ventaja gracias al gol anotado por Pablo Barrientos a los 2’ de descuento de la primera etapa.

La ventaja parcial relajó aún más a los Cuervos, que arrancaron la complementaria sin incomodar a los “kiwis”, es más, colocaron a varios jugadores en su propio campo, como si el 1-0 les alcanzara.

Auckland, equipo que bien podría jugar en la tercera división del fútbol argentino, presionó, se mantuvo sereno pese a estar abajo en el marcador, y logró el empate a los 22’ cuando el español Berlenga tomó una pelota a espalda del defensor Más, aprovechó la displicente salida de Torrico y puso el inesperado tanto.

El gol elevó la autoestima del campeón de Nueva Zelanda, y obligó a Bauza a realizar un cambio táctico, colocando en la cancha a Romagnoli para que maneje los hilos. Cauteruccio casi anotó a los 30’ porque la pelota se estrelló en el poste, pero de contra, Tade malogró la oportunidad de darlo vuelta.

San Lorenzo, ya sin ideas, tuvo que dejar todo para la prórroga, lugar dónde pudo hacer pesar su mejor estado físico, ya que entró al torneo directamente en semifinales, mientras que Auckland jugó dos partidos duros en pocos días.

El “Pipi” se la centró a Mauro Matos y éste, a los 3’, puso el 2-1 que acabó siendo definitivo.  Luego sí, San Lorenzo tuvo otra en los pies del uruguayo Cauteruccio pero éste no pudo superar al arquero.

Ahora, los de Boedo jugarán la final ante el Real Madrid el próximo sábado a las 16:30 de Buenos Aires.

casla-auck

 

Imagen: Soccerway
Foto: Télam
@lostribuneros

Fijate en

Golazo de Julián Álvarez, el hombre de los goles importantes

El cordobés Julián Álvarez debutó como titular en el equipo argentino en partido crucial por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.