¡River tetracampeón de América!

El conjunto «Millonario» ganó la final histórica en el Santiago Bernabéu sobre un gallardo Boca Juniors. Partido vibrante con final no apta para cardíacos. 3-1 se impusieron en la prórroga; Pratto, Quintero y el Pity Martínez anotaron, había abierto Benedetto. Boca quedó con nueve en la cancha.

Se acabaron las especulaciones. Que no se jugaba. Que Boca reclamaba el título por escritorio. Finalmente, los pingos se vieron en la cancha. La oncena de Marcelo Gallardo se alzó con el trofeo de Campeón de América tras vencer a Boca en lo que fue un ¡partidazo!

Todo arrancó de manera lenta y estudiada. Boca se mostró más querendón que un River lleno de imprecisiones en la última zona.

El juego en la primera parte arrancó cerrado, sin espacios y con muchísima presión en el mediocampo.

Boca, que le fue tomando la mano a un River que no pegaba una; Maidana mandó una pelota al córner, luego Pablo Pérez sacó una volea y Franco Armani la atajó.

Los boquenses eran algo mejor que sus rivales y fue por el primero. Jugada a fondo por la derecha, errores defensivos del xeneize y una horrible salida de Esteban Andrada, quien dejó el arco libre para que River ponga el primero, sin embargo, los millonarios se apresuraron y el uruguayo Nahitán Nández, sacó un contragolpe, el «Pipa» Benedetto se sacó de encima a Pinola y se la puso a Franco Armani al minuto 44.

Con la ventaja parcial Boca entró al campo muy retrasado, algo que fue productivo para un River que empujó desde el vamos desde el mediocampo. El equipo de Barros Schelotto apostó al contragolpe, mientras que los de Gallardo nunca renunciaron a su estilo de juego.

Llegó el momento de los cambios; Ponzio se fue de la cancha por estar amonestado y su lugar lo ocupó el «Juanfer» Quintero, hombre que acabó siendo decisivo.

El ingreso del colombiano modificó el dibujo táctico de River, quien fue más claro en la faz ofensiva y que hacía méritos para el empate.

Una jugada dudosa, a nuestro entender bien sancionada por el referí. La gente reclamó penal de Andrada sobre Pratto, pero el referí Andrés Cunha señaló jugada peligrosa. Lo que generó airados reclamos.

Barros Schelotto mandó al «Wanchope» Ábila en lugar de Darío Benedetto al minuto 62, pero faltaba algo y era en le mediocampo, no en el ataque.

River logró mantener la calma; Lucas Pratto empujó por el sector izquierdo de la defensa de Boca, sacó un zapatazo cruzado y fuerte y puso las cosas 1-1 al minuto 68. Era justo el empate.

El uruguayo Camilo Mayada entró por Montiel y River logró otro tipo de juego. Fue más incisivo en el ataque.

Boca empezó a perder con los cambios. El uruguayo Nahitán Nández, en una pierna, se comía la cancha. No podía más el oriental, los calambres y tirones lo hacían arrastrarse, aún así jugó todo el partido, cuando se estimaba que iba a abandonar el campo.

Pablo Pérez, en cambio, no pudo seguir, su pierna no le permitía seguir la cancha y su lugar lo ocupó el veterano Fernando Gago.

La puja acabó igualada y fueron al alargue.

Todo arrancó mal para Boca; roja para el colombiano Wilmar Barrios que jugaba en el filo de la navaja.

Con diez en la cancha el conjunto azul y oro debió hacer de tripas corazones. Jara debió entrar a la cancha en lugar de Villa, para ganar presencia en el mediocampo.

Biscay sacó a Palacios y puso al pibe Julián Álvarez para tener mayor velocidad. El «Nacho» Fernández se comió el medio y Pratto empujaba arrastrando marcas y generando situaciones.

Boca, comenzó a desflecarse; nueve en la cancha, Nández no podía más e iba al frente, al igual que el cordobés Julio Buffarini, pero River era quien presionaba, quien con la pelota al piso y variantes logró dar la vuelta la taba; Juan Quintero la clavó contra el travesaño y adentro: 2-1.

Recién ahí el «Mellizo» puso a Carlos Tévez, fue por el «Buffa», pero el pescado ya estaba vendido: River era mejor.

Boca, lleno de amor propio y dignidad fue al frente -tenía nueve porque Gago se fue lesionado y no había cambios-. Armani si agrandó y atajó todo. Una pelota pegó en el palo y se fue, lo que hubiera sido el gol del empate.

Andrada fue a buscar el gol y por quedarse en el área riverplatense, de contra y con el arco libre anotó el «Pity» el tercer gol.

RIVER PLATE 2
Armani; Montiel, Maidana, Pinola y Casco; Ponzio; Fernández, Pérez, Palacios y Martínez; Pratto. DT: Biscay (por Marcelo Gallardo, suspendido)

Cambios: Quintero x Ponzio, 58′; Mayada x Montiel, 74′; Álvarez x Palacios, 97′; Zuculini x Fernández, 111′.

Goles: Pratto, 68′; Quintero, 109′; Martínez, 120’+2.

BOCA JUNIORS 1
Andrada; Buffarini, Izquierdoz, Magallán y Olaza; Nández, Barrios y Pérez; Villa, Benedetto y Pavón. DT: G. Barros Schelotto.

Cambios: Ábila x Benedetto, 62′; Gago x Pérez, 89′; Jara x Villa, 89′; Tévez x Buffarini, 111′.
Gol: D. Benedetto, 44′.

Referí: Andrés Cunha (Uruguay)
Estadio: Santiago Bernabéu, Madrid, España

@lostribuneros