Recordando el Mundial 86: Maradona 2, Inglaterra 1

Ese 22 de junio de 1986, sábado soleado y frío, se esperaba con gran ansia en toda Argentina que la Selección de Bilardo diera un nuevo paso en su trayecto a la gloria mundial en México. Pero así como en los octavos Uruguay dio batalla e hizo que aquel compromiso fuera una final, ahora en los cuartos Inglaterra era el grande y el gran obstáculo que se le cruzaba en el camino. A pesar de un flojo comienzo (derrota con Portugal y empate con Marruecos) el equipo británico había marcado un 3-0 a Polonia en el último encuentro de la primera fase, en el Grupo F, y otro 3-0 a Paraguay en la ronda previa. Y de esos 6 goles, Gary Lineker había hecho cinco.

Argentina pisaba por primera vez el majestuoso estadio Azteca de la capital mexicana, repleto de casi 115 000 personas para ver, tal como el Brasil-Francia del día anterior, otro choque de colosos. Salió con algunos cambios, ya que Oscar Garré, suspendido por dos amonestaciones, le dejaba su lugar a Julio Olarticoechea, improvisado como lateral izquierdo y que en los encuentros anteriores había ingresado del banco. Y el goleador ante Uruguay, Pedro Pasculli, no jugaba por decisión de Bilardo, que puso por primera ocasión en el torneo a Héctor “el Negro” Enrique, adelantando a Maradona para hacer dupla de ataque con Valdano.

El primer tiempo fue un anticipo de las emociones que vendrían después. El conjunto albiceleste, ese caluroso mediodía de azul, dominó a su rival desde el inicio, comandado por Maradona pero secundado por los demás, haciendo desaparecer todo peligro inglés. Ya a los 9 minutos, Diego fue bajado por su marcador Peter Reid, que vio la amarilla del tunecino Bennaceur temprano. El tiro libre tomado por el 10 pegó en la barrera, se elevó y Peter Shilton debió esforzarse para sacarla al córner.

Enseguida y gracias a Nery Pumpido, Inglaterra tuvo su chance de apertura. El arquero de River resbaló solo en el área, dejó la pelota a la deriva, Peter Beardsley tiró por arriba y desvió lo que hubiera sido el quiebre del partido. Porque excepto esa llegada, todo fue de Argentina y de Maradona, que a los 32 asustó con otro tiro libre apenas cerca y a los 36, con una gran jugada personal que no pudo concluir bien. Hasta fue protagonista de un risueño momento que pocos recuerdan, cuando a los 35 minutos fue a tirar un córner, y como los fotógrafos y el poste de córner no le daban espacio, sacó el poste a un costado. El juez de línea de Costa Rica, Berny Ulloa, le ordenó volver a colocarlo. Diego lo hizo pero sin el banderín, el que el línea le pidió que lo pusiera. El 10 lo puso con desgano sobre la punta del poste, y Ulloa le insistió para que lo colocara correctamente.

Fue el preludio, la entrada del show. Porque en los primeros minutos del segundo tiempo, Maradona definió el cerrado trámite. A los 6, hizo una pared con Valdano, hubo un rebote y el defensor Fenwick rechazó mal, con lo que el balón tomó altura. Diego fue por él, saltó ante la salida de Shilton y tocó ligeramente con la mano para marcar el primer gol, la mano de Dios. Mano que los ingleses protestaron enseguida y que Bennaceur, tras pensarlo un poco, desestimó y convalidó.

Y Argentina, en buena actitud, no se conformó y  siguió atacando a un rival flojo atrás. A los 10, Hoddle centró al área y el despeje cayó a Maradona, que comenzó su poética carrera hacia el gol del siglo, votado así durante el Mundial 2002 por la FIFA. Sus gambetas eludieron a Hoddle, Reid, Sansom, Butcher, Fenwick y Shilton, antes de tocar al segundo y hacer explotar al Azteca, que como relató el inolvidable José María Muñoz, “estalló de Mágico” rendido a la obra de arte del que el narrador uruguayo Víctor Hugo Morales apodó “barrilete cósmico”.

Faltaban 35 minutos y la reglamentación indicaba que había que jugar hasta los 45, porque era para cerrar el Azteca y colocar un monolito con la cara de Diego. Pero había que seguir. Inglaterra, con impotencia y con centros, trató de arrimar peligro a Pumpido, y a los 24 Hoddle exigió con un disparo de afuera que el 18 sacó muy bien al tiro de esquina.

Todo parecía definido, hasta que a los 30 ingresó el moreno John Barnes. Y con sus arranques tuvo en vilo a la defensa argentina. En su primera intervención, desbordó por la izquierda, centró y Lineker cabeceó al descuento, gracias a que Pumpido resbaló en su intento de atajar.

Enseguida entró Carlos Daniel Tapia, el gran mediocampista de Boca Juniors, para manejar la pelota. Y en la primera que tuvo, el Chino combinó con Diego y de zurda reventó el palo de Shilton. Los ingleses, sin otra cosa que desborde y centro, se las ingeniaron y pusieron en aprietos el triunfo. Maradona, ya cansado de tanta genialidad, perdió la pelota, Hodge habilitó a Barnes, y en un calco del tanto de Lineker, el negro volvió a irse, mandó centro, Pumpido resbaló de nuevo  y Cuciuffo anticipó justo al nueve sacando de cabeza, y la bola se fue por muy poco al córner.

Pero fue lo último, tarde para lágrimas lo de Inglaterra, aparte sin variantes y encima chocando contra la gran tarea de Brown y Ruggeri en la zaga. Llegó el pitazo de Bennaceur, la alegría, la clasificación. No cualquier clasificación, bajar a los ingleses no era tan sencillo, además (aunque no tuviera que ver) con el recuerdo de la guerra de las Malvinas cuatro años antes. El tablero del Azteca marcó Argentina 2, Inglaterra 1. Se equivocaron: el resultado correcto fue Maradona 2, Inglaterra 1. Y a semifinales.

FICHA DEL PARTIDO

Copa del Mundo de la FIFA México 1986, cuartos de final

Sábado 22 de junio de 1986

ARGENTINA 2-1 INGLATERRA

Maradona 51´ y 55´ (A), Lineker 81´ (I).

Estadio: Azteca (México, Distrito Federal). Arbitro: Ali Bennaceur (Túnez).

ARG: Pumpido; Cuciuffo, Brown, Ruggeri, Olarticoechea; Giusti, Batista, Héctor Enrique, Burruchaga; Maradona y Valdano. DT. Carlos Bilardo.

ING: Shilton; Gary Michael Stevens, Butcher, Fenwick, Sansom; Steven, Reid, Hodge, Hoddle; Lineker y Beardsley. DT. Bobby Robson.

Cambios: 65´ Waddle por Reid (I), 75´ Barnes por Steven (I) y 76´ Tapia por Burruchaga (A).

CLASIFICADO PARA LAS SEMIFINALES: Argentina.

Reviva las locuras de Diego y el triunfo en este video

Diego Martín Yamus.
Diegoanita@hotmail.com.ar

@lostribuneros

Fijate en

No pasó nada en Superclásico; 1-1 en el Monumental

El duelo entre River Plate y Boca Juniors en el Estadio Monumental termina en un …